IPE: Apurímac tendrá enorme crecimiento económico con Las Bambas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

En primer trimestre de 2016 creció 31%.

RCR, 18 de julio de 2016.- Se prevé que Apurímac liderará el crecimiento económico a nivel nacional debido a la consolidación de la productividad de Las Bambas, que probablemente se convertirá en el yacimiento minero más grande del país, destacó Víctor Fuentes, economista Senior del Instituto Peruano de Economía (IPE).

En entrevista a RCR, Red de Comunicación Regional, el analista destacó que la producción cuprífera Las Bambas es tan grande –uno de los cinco más importantes del mundo- y precisamente en una región tan pequeña que se prevé que la economía de Apurímac tendrá un crecimiento muy alto hasta el punto que se podría duplicar 2 a 2.5 veces este año.

En esa línea, subrayó, Apurímac va a ser una de las regiones que va a tener el mayor presupuesto público per-cápita de todo el país lo que implicará desafíos muy amplios en políticas públicas y requerirá gestores y proyectos públicos de calidad en un marco de estrategias de largo plazo, lo que le permitirá generar mayor bienestar para la población.

Recordó que en el 2014, el ritmo de crecimiento promedio trimestral en la región fue de 7%, lo que obedeció a la etapa de construcción de las instalaciones de la mina, bonanza que fue producto de la presencia de miles de trabajadores que requirieron de una serie de servicios que generó un circuito comercial (hoteles, restaurantes, turismo, etc.).

En el 2015, el ritmo de crecimiento promedio trimestral ascendió a 8.4% lo que correspondió a la etapa final de construcción y en diciembre al inicio de la fase de producción de Las Bambas.

Señaló que el primer trimestre del presente año, Apurímac registró un crecimiento de 31%, un salto muy drástico porque este casi se ha triplicado. Prevé que de mantenerse el ritmo productivo de la mina y la consolidación del proyecto, la economía de la región seguirá creciendo sostenidamente.

Más adelante, el especialista dijo que Apurímac, que hasta hace unos años era una de las regiones más pobres del país, tiene el dilema de seguir el ejemplo de Moquegua o Cajamarca, dos experiencias respecto a las inversiones mineras contrapuestas entre sí, mientras la región costeña debido a la apertura de las inversiones se encuentra entre las tres regiones más prósperas del país, su par Nor andina, que cerró las puertas a los proyectos, se halla en los tres últimos lugares en crecimiento económico y nivel de desarrollo social.