INVESTIGACIÓN DE JÓVENES TALENTOS DEL INIA BUSCA MEJORAR CONDICIONES DE PEQUEÑOS PRODUCTORES AGRARIOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El médico veterinario, Gerardo Díaz Ortiz y la ingeniera biotecnóloga, Andrea Delgado Lazo, coincidieron en señalar importancia de la repotenciación de los proyectos de innovación agraria.

RCR, 17 de febrero de 2020.- Las experiencias y líneas de investigación que desarrollan los jóvenes talentos del INIA en la repotenciación de los proyectos de innovación agraria, buscan mejorar las condiciones de los pequeños productores agrícolas, coincidieron en señalar el médico veterinario, Gerardo Díaz Ortiz y la ingeniera biotecnóloga, Andrea Delgado Lazo.

“En mi caso, me tocó el puesto de investigador en la estación experimental La Molina, aquí en Lima. Para mí es una experiencia bastante enriquecedora porque me permite contribuir con los conocimientos adquiridos a través de la carrera veterinaria mi maestría para las líneas de investigación que tiene el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), que son finalmente para mejorar y ayudar a los pequeños productores”, subrayó Gerardo Díaz.

En declaraciones al programa “Amanecer en el Campo”, de Red de Comunicación Regional (RCR), Díaz explicó que durante su carrera universitaria como médico veterinario adquirió experiencia en técnicas moleculares, de genómica y de detección de patógenos de animales propios del Perú, como alpacas y cuyes.

“Entonces ahora aplicaré esos conocimientos en la línea investigación de cuyes que tiene el INIA,  actualmente. Y eso es lo importante, porque está en proceso de revaloración de la investigación e  innovación de este tipo de crianza. En mi caso, los estudios que queremos realizar es más que todo en sanidad”, anotó.

Por su parte, la ingeniera biotecnóloga, Andrea Delgado Lazo, refirió que su trabajo está centrado en realización de proyectos de investigación referentes a técnicas biotecnológicas, como pueden ser –anotó- los cultivos in vitro, que pueden ayudar a controlar plagas, a mejorar el crecimiento vegetal, y ayudar a los agricultores a tener productos de mejor calidad.

“Claro. Quizás, afectan a diferentes cultivos, y los agricultores no saben reconocer las diferentes plagas. Entonces, un investigador puede ayudar a conseguir las técnicas para reconocer más los hongos, bacterias, virus. Además de conseguir semillas con potencial, que tengan resistencia a los virus y diferentes hongos, que son las plagas más importantes”, aseveró.

Ver entrevista…