IMPULSO DE LA MINERÍA PUEDE SER EL MOTOR PARA REACTIVAR LA ECONOMÍA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 09 de julio de 2020.- Guillermo Dulanto, economista y docente de la Universidad de Piura, destacó que la minería puede ser un motor importante para lograr la reactivación de la economía peruana, que se encuentra en crisis por el estado de emergencia sanitaria. En ese sentido, señaló que el Estado debería revisar algunos condicionamientos sociales e impulsar proyectos mineros como Tía María, en Arequipa.

“Falta reactivar la minería. Este sector podría inmediatamente generar una gran inversión que sería un motor importante. Los temas sociales que estaban bloqueando la minería tendrían que revisarse y darle paso a la inversión porque en estos momentos es necesario. En una inversión pública y privada habría un efecto multiplicador que genera otras actividades conexas y los trabajadores tengan dinero para demandar”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Comentó que “la economía ha tenido una caída muy profunda, se estima que sea entre 15 y 20% a final del año, la caída que hemos tenido es una de las más profundas incluso a nivel mundial”. “Cuando uno cae, el rebote puede ser significativo. Esperemos que el próximo año podamos crecer más de 8%. Esto depende mucho de cómo el Estado siga apoyando a las empresas y que estas reacciones a ese estímulo. No hay que olvidar que la demanda es importante y entremos a un círculo virtuoso”, indicó.

Expresó que “en épocas de crisis la historia nos dice que el Estado tiene una función muy importante en la reactivación de la demanda, haciendo obras públicas, para que el privado empiece a reaccionar”. “Pero el motor de la economía es la empresa privada y hay que reactivar rápido varios sectores”, remarcó.

“En casos de emergencia el Estado tiene una función importante que nadie la niega. Pero luego de esta emergencia es el privado el que tiene la función de generar empleo, el Estado no es el que genera empleos, por tanto la intervención del Estado tiene que incentivar a que las empresas se mantengan. Estas no pueden quebrar, porque eso significaría que a futuro no tengamos un motor para generar empleos”, indicó.

Destacó que “actualmente el Perú tiene un riesgo bastante bajo, porque tiene una macroeconomía muy buena”. “Somos campeones en macroeconomía, falta un montón de cosas en temas micro, en temas de distribución territorial, pobreza, inequidad en ingreso, pero en riesgo macro estamos bajos”, aseveró.

Ineficiencia del Estado

Dulanto enfatizó que “esta pandemia ha puesto en evidencia tres problemas de la actividad económica peruana que son graves”. “Una es la ineficiencia del Estado, por eso la reforma es un tema prioritario, pero lamentablemente no está en la agenda política del Congreso ni del presidente de la República. Esta reforma del Estado incluye mejorar la descentralización. El otro tema es la informalidad. Una economía informal no puede ser competitiva, el informal es cuatro veces menos productivo que el formal y el formal peruano es cuatro veces menos productivo que el chileno”, anotó.

“Entonces ahora se ha visto que una reforma del Estado y una formalización de la informalidad son dos temas urgentes. El Estado es incapaz de gastar, no solo en el nivel regional que es donde más se critica, el nivel nacional es el que menos se ejecuta. En esta crisis se ha visto la ineficiencia absoluta y la descoordinación entre los niveles de gobierno. La gente ahora lo ha sufrido en carne propia”, precisó.

Mencionó que la Reconstrucción con Cambios mediante un convenio de gobierno a gobierno con Reino Unido ha sido necesaria por la ineficiencia del Estado. “Si el Estado fuera eficiente no tendríamos que hacer convenios de gobierno a gobierno. Hacemos una licitación transparente, contratamos a una empresa con términos de referencia transparentes y claros, pero la corrupción comienza en los términos de referencia, ponen requisitos que están direccionados para que gane alguien predeterminado”, subrayó. 

“Deberíamos cambiar como se elaboran los términos de referencia, poner veedores en ese punto inicial, porque si tú pones que quieres un ingeniero yugoslavo, que haya nacido en tal año y que haya nacido en tal sitio, ya estas direccionando, eliminas al resto y dejas a la empresa que tú querías que gane. Entonces eso debemos atacar”, explicó.

Remarcó que “al ser incapaces de hacer una buena licitación, tenemos que contratar de Estado a Estado”. “Ahora tampoco es la panacea esto. Piura ha tenido convenio de Estado a Estado. En la época de Velasco se hizo Poechos con un convenio de Estado a Estado entre Perú y Yugoslavia. Se hizo muy bien la primera etapa y la segunda etapa, pero luego la tercera etapa ya no se realizó, porque hubo interferencia política, cambio de gobierno, el siguiente gobierno ya no respetó el convenio anterior”, resaltó.

Respecto al conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo, dijo que “el ruido político puede comenzar a afectar en la medida que sea continuo”. “La posición del presidente de estarse enfrentando permanentemente al Congreso, entrando en funciones que no le corresponden. El Congreso se puede equivocar, pero no le corresponde al presidente interferir en otro poder según la teoría de la separación de poderes. El presidente no es el rey aquí. El Congreso tiene que mejorar, es lo que tenemos, elegimos lo que somos, ahí hay un tema a largo plazo de cambio educativo y cultural”, comentó.