GONZALO BANDA: ESTADO DEBE GENERAR CONFIANZA PARA ACOMPAÑAR INVERSIÓN MINERA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El profesor de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa, dice que existen intereses políticos detrás de protestas contra proyecto Tía María.

RCR, 09 de septiembre 2019.- El Estado debería generar confianza en la población del valle del Tambo, Arequipa, para fortalecer la viabilidad de los grandes proyectos de inversión minera, sostuvo Gonzalo Banda, profesor de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa, quien también dijo que existen intereses políticos detrás de los opositores a Tía María, que anuncian un paro regional para este lunes 16 de setiembre con motivo de la inauguración de la convención minera Perumin 2019.

“El Estado no ha creado las condiciones necesarias para que se produzca la inversión minera. Siempre reaccionamos cuando hay una oposición a un proyecto minero, pero olvidamos que esa oposición obedece a un total desentendimiento por parte de las autoridades de los problemas de la zona”, enfatizó el catedrático en declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR).

Recalcó que no se ha construido una confianza en el valle del Tambo que permita el diálogo. “La provincia de Islay no tiene agua potable y el agua de riego para cultivos es de pésima calidad, el Estado prometió hace muchos años una represa y no ha cumplido. Entonces es muy difícil confiar en las autoridades, porque la población no tiene elementos objetivos para confiar en la palabra del Estado ni el de ninguna empresa”, precisó.

En ese sentido, consideró que los agricultores de la zona del valle del Tambo, que reúne los distritos de Cocachacra, Mejía y Punta del Bombón, viven una situación terrible por la ausencia de agua potable que sirva para el riego de sus cultivos y de hospitales que atiendan sus problemas de salud.

“Muchos de los hogares no tienen agua potable y no hay hospitales. Sus problemas endémicos de riego no tecnificado son patentes. Su productividad agraria es menor que la de cualquier otro valle costeño. Estos problemas debieron ser atendidos por el Estado, porque el recurso hídrico escasea en la zona, a pesar de que hay un río. Ahí hay una ausencia del Estado muy manifiesta”, remarcó.

El profesor Banda explicó que la ausencia del Estado en la provincia de Islay ha provocado que “los lugareños en vez de ver a la mina como una oportunidad, la ven como una especie de agresión, porque producir escenarios de confianza requiere que hayas confiado en otras oportunidades, pero en este caso eso no ha habido”.

Protestas en Perumin 2019

Respecto al paro convocado para este lunes 16, el analista político sostuvo que tanto como las autoridades locales como los responsables de Perumin 2019 han llamado a la calma y han ratificado que la sede del evento no peligraría por las manifestaciones. “El evento se va a realizar con condiciones de seguridad y las condiciones de normalidad que Arequipa espera”, indicó.

“Hay que recordar que en el 2015 también hubo una convención minera en Arequipa en medio de las protestas de Tía María y también se convocó movilizaciones para la convención minera en ese escenario. Es cierto que va a haber movilizaciones, pero no sería la primera convención minera que se enfrentaría a un contexto político un poco hostil”, puntualizó.  

El profesor de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa subrayó que “existen intereses políticos en ambos lados de la protesta, tanto en los manifestantes que están en contra como los que están a favor”. “Hay una presencia del Frente Amplio y de Nuevo Perú en la zona del conflicto, incluso el valle de Tambo ha recibido visitas de congresistas que no son de Arequipa con el fin de movilizar a la opinión pública. Efectivamente son dirigentes que se aprovechan políticamente de la situación”, comentó.

“La protesta es un derecho fundamental de los ciudadanos, pero creo que dada la proximidad del evento los dirigentes sociales deberían ser responsables, porque de por medio no solo está el proyecto Tía María sino solo la imagen de Arequipa como una ciudad de acogida. Si bien es cierto que pueden radicalizarse algunas protestas, confío en que los gremios turísticos y operadores hoteleros y población de Arequipa van a recibir bien a los participantes de Perumin”, dijo.

El catedrático destacó que la solución de los conflictos en Quellaveco y Cerro verde son modelos de diálogo que han demostrado el éxito de modelos de convivencia de ciudad con minería. “Ese modelo debería ser el modelo que prime, no el modelo de enfrentamiento de dos cosmovisiones que son extremistas. Ese enfrentamiento le hace daño a la industria minera y ahí Southern va a tener que tomar una decisión, porque han pasado muchos gobiernos y Tía María no es viable”, opinó.

Escuchar entrevista…