En Vivo

GONZÁLEZ IZQUIERDO: BAJAN COMBUSTIBLES, TRIGO, MAÍZ Y ACEITE DE SOYA EN EL EXTERIOR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Agencia Andina 

Falta transparencia y ministerio debería ver por qué no bajan en el país hidrocarburos para consumidores, afirma.

La reducción de precios en el mundo en materia de combustibles ya debería verse reflejada en los precios al consumidor en el país porque los inventarios se acortaron, señaló el economista Jorge González Izquierdo.

La inflación en Perú comenzaría a disminuir a partir de este mes, lo cual es una buena noticia para los peruanos, previó.

Esto será posible porque en el mundo ya empezó a bajar fuerte el precio del combustible que se importa y porque desde hace varias semanas comenzaron a retroceder las cotizaciones del trigo, maíz y aceite de soya, tres productos relevantes en el país, explicó.

Entonces es cuestión de tiempo para que estas reducciones en los precios mundiales de los combustibles y de esos tres productos alimenticios, antes mencionados, se reflejen en la inflación, señaló.

Además, esta menor inflación de agosto en adelante “provocará que el Banco Central de Reserva (BCR) ya no sea tan agresivo en su política inflacionaria”, sostuvo.

Cabe destacar que el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó, la semana pasada, que en julio del presente año el Índice de Precios al Consumidor de Lima Metropolitana se incrementó 0.94 %, con una variación acumulada al sétimo mes del año de 5.42 % y en los últimos 12 meses (agosto 2021-julio 2022) de 8.74 %.

Precios de combustibles

Sobre por qué no bajan los precios de los combustibles en el país en línea con el extranjero, el economista comentó que existe un problema de falta de transparencia en el comportamiento de Petroperú, Repsol, los mayoristas y propietarios de los grifos.

Esto porque el Osinergmin publica bandas de precios de los combustibles, por las cuales Petroperú, Repsol y los mayoristas se conducen y toman sus decisiones; sin embargo, el regulador del sector ya lleva ocho publicaciones seguidas en que reduce los precios de los combustibles y ello no se está haciendo llegar al consumidor final, dijo.

Esto se debe a que Repsol, Petroperú y los mayoristas señalan que tienen stocks pasados y comprados a precios altos, y que mientras no se acaben esos inventarios no pueden reducir los precios, señaló.

“Sin embargo, cuando los precios en el mundo suben ahí se ajustan hacia arriba en 24 o 48 horas”, observó.

Además, con los precios altos de los combustibles y el petróleo en el mundo, los inventarios se han reducido tanto a nivel de mayoristas como a nivel de los dueños de los grifos, encontrándose ahora los inventarios de siete a 14 días, antes duraban tres a seis meses, comentó.

Por consiguiente, la reducción de los precios en el mundo (en materia de combustibles) ya debe verse reflejada en los precios al consumidor porque los inventarios (en duración) se acortaron, refirió. “Hay reducciones (en los precios), pero muy pequeñas y lentas”, agregó.

Consideró que las autoridades como el Ministerio de Energía y Minas (Minem) deberían mirar qué está pasando y por qué no llega (esa rebaja) más rápidamente al consumidor.

Cabe resaltar que después de haber registrado un precio máximo de 123.70 dólares el 8 de marzo de este año, la cotización internacional del barril de petróleo (WTI) cerró el martes 9 de agosto en 90.50 dólares, reflejando una caída de 26.8%.

Si bien después del precio pico del 8 de marzo se reportaron menores cotizaciones, el 13 de junio se observó un nuevo pico de 120.93 dólares explicado por una demanda mundial reactivada y una oferta controlada.

Precios de alimentos

La reducción de los precios de los alimentos como el trigo, maíz y aceite de soya, y sus derivados, demorarían en llegar a los precios al consumidor entre tres a cuatro meses, debido a que esos productos llegan al país por barcos, cuya travesía toma tiempo desde que se embarcan en el extranjero hasta su llegada al puerto del Callao, señaló el economista.

Pero como la reducción en las cotizaciones de tales productos alimenticios data de semanas atrás, pronto debería reflejarse en la caída de los precios de esos alimentos y sus derJdos en el país, previó.