GOBIERNO DEBE REALIZAR CERCOS EPIDEMIOLÓGICOS CON PRUEBAS MOLECULARES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 25 de Octubre 2020 .- Ernesto Gozzer, exjefe del Instituto Nacional de Salud y docente de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, sostuvo que el gobierno debe aprovechar la disminución de casos de COVID-19, para realizar cercos epidemiológicos con pruebas moleculares, que registran a los asintomáticos. Señaló que las pruebas rápidas no sirven, porque solo detectan la infección con una tardanza de siete días cuando ya se han producido contagios.

“Yo no puedo hacer un cerco, si no tengo identificado el caso con una prueba molecular. Ahora que van a llegar las pruebas de antígeno, deben ser usadas en las personas que tienen síntomas, porque es más barata y rápida y a sus contactos le hago la prueba molecular, porque tiene mayor sensibilidad con los asintomáticos. Una vez que detecto a las personas hago el cerco, si pueden aislarse perfecto, si es que no pueden tienen que irse a un lugar que las autoridades definan”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Porque no lo hacen, no entiendo. En todo el mundo se hacen pruebas moleculares y acá hay capacidad de laboratorios públicos y privados que pueden hacer las pruebas que se necesitan. Supongo que tienen una gran cantidad de pruebas rápidas y las quieren usar, pero no deben hacerlo. Las pruebas rápidas llegan tarde, porque detectan los casos siete días después, cuando el contagio es cero. La persona contagia dos días antes de la enfermedad y cinco días después de la enfermedad. La atención adecuada es buscar a las personas que tienen la infección con la prueba molecular y eso nos va a proteger a todos”, agregó.

Destacó que es necesario no olvidar los principios básicos de la prevención. “La ventilación natural es muy importante, porque evita el contacto del aire que ha respirado una persona en un espacio cerrado y que puede tener el virus. Luego la distancia de 2 metros, porque hasta esa distancia el riesgo de contagio es mayor. El lavado de manos para no llevar el virus al rostro e ingresar al cuerpo y la mascarilla. En la medida en que eso se utilice de acuerdo en el lugar donde estoy puedo tener una medida adecuada”, precisó.

“En las playas como todos sabemos circula el aire de manera muy fluida y la posibilidad de contagio es menor, pero si nos aglomeramos en las playas esa protección del aire que circula libremente ya se reduce. Entonces, en las playas se podría estar si uno mantiene su distancia, si uno no come, no lleva alimentos y si tienen espacios de entrada y espacios de salida. Una cosa importante es que el Ministerio de Salud define las normas para todo el país para que no haya diferencias en un distrito con otro”, apuntó.

Mencionó que “la toma de medidas específicas debería discutirse con diferentes expertos y autoridades, hay que hablar con la gente que va a las playas, hay que hablar con la gente, hay que hablar con los alcaldes, con los especialistas en deportes, comercio y salud, para definir medidas concretas”.

“Se pueden definir espacios en la parte de arena y en la parte de piedras. En la experiencia de los países, el contagio no se ha dado en la playa misma, sino en las actividades que realizan después de ir a la playa, en los restaurantes, en los bares, donde hay espacios cerrados, donde la gente sigue intercambiando actividad sin protección”, observó.

“En el verano las playas nos llaman la atención, pero yo he mencionado cuatro elementos centrales para la prevención y uno de ellos es la mascarilla. En el verano la mascarilla va a fastidiar, porque vamos a sudar y tenemos que tener paciencia, seguir usando la mascarilla y tener una de respuesta, porque la mascarilla cuando se humedece pierde la capacidad para filtrar los virus. Algunos dirán que los contagios han disminuido, pero el virus sigue circulando. Tengamos cuidado para que no haya una segunda ola o la segunda ola sea mucho más leve que la primera que ha sido tan grande y tan larga”, puntualizó.

Iglesias pueden ser focos de contagio

Gozzer subrayó que “hay estudios en Asia y en Norteamérica donde se han producido eventos de supercontagios en las iglesias, es decir una persona contagió a 20, 20 contagiaron a 30 y uno falleció y así sucesivamente”. “Lo que ocurrió en esos sitios es que las personas estaban sin protección. Entonces, regresamos al punto de usar las mascarillas y las distancias. También debe reducirse el tiempo de los cultos y evitar las costumbres de saludarse. El aforo debe ser del 20% en las iglesias y evitar los cantos, porque al cantar las personas liberan gotitas y la persona que esta con infección y va a esparcir el virus y va a contagiar”, comentó.

“El tema de las fronteras es una de las más complejas de manejar, porque las pruebas moleculares es la que debería usarse, pero es difícil porque en las fronteras terrestres la gente ingresa de un país a otro y puede llevar el virus. Acá lo importante es de donde viene la persona y que grado de transmisión hay en su país para establecer alguna medida y poner una cuarentena. En este momento, lo que ocurre en las fronteras hay un intercambio grande por razones comerciales y familiares. Se va a tener que hacer vigilancia aleatoria y medición de temperaturas”, remarcó.

En los vuelos internacionales, advirtió, uno de los momentos de mayor riesgo se da antes de abordar el avión y al recoger el equipaje. “En el avión el riesgo mayor es estar sentado al costado de una persona infectada, pero al hacer la fila para chequear, al hacer la fila para controlar el equipaje en la aduana debería haber todas las medidas que hemos mencionado. En el avión las aerolíneas tienen definido entregar alimentos de manera escalonada, para que no haya riesgo de compartir virus a través de la respiración. Los vuelos cortos son seguros si es que se han tomado las medidas. Hay que usar la mascarilla de todas maneras”, manifestó.

“Otro riesgo es que venga gente con mayor transmisión de la enfermedad, pero en este momento nuestro país todavía está en un nivel más alto que la mayoría de países de la región, estamos bajando pero todavía estamos más altos que los países vecinos. Ahora que se está reduciendo el número de casos, necesitamos organizarnos para tener equipos que hagan los cercos epidemiológicos”, dijo.