GIL BECERRA: SE ESTÁ DEBILITANDO A LA POLICÍA CON REFORMA POR CUMPLIR CON SU DEBER DE RESTITUIR EL ORDEN PÚBLICO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 26 de Noviembre 2020 .- José Luis Gil Becerra, exdirector general de Inteligencia del Ministerio del Interior, sostuvo que el presidente Francisco Sagasti está debilitando a la Policía Nacional al emprender una reforma policial por cumplir con su deber de restablecer el orden público durante las violentas protestas contra el expresidente Manuel Merino. También advirtió que el mandatario ha violado la ley al designar al general César Cervantes como nuevo comandante general de la PNP.

“Lamentablemente el presidente y los ministros se están mezclando en este contrasentido de que la Policía Nacional no ejerza sus funciones como corresponde. La Policía Nacional debe continuar y persistir en su mandato constitucional de restituir el orden, la Constitución dice que tiene el monopolio de la fuerza. La Policía no puede renunciar a restablecer el orden público, porque no representa al gobierno, representa al Estado peruano y el Estado peruano es el orden y el derecho de todos los peruanos”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Siendo un gobierno de transición, se convierte casi en mini súper gobierno tomando decisiones que no debe tomar. Los problemas principales son la lucha contra el covid, la grave situación económica, la inseguridad ciudadana y las elecciones del 2021. Esas son las tareas principales de este gobierno, pero lo primero que hace es patear la Constitución y designar al general número 18 en vez de cumplir con la ley. Si bien es cierto que el presidente es el jefe supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional también lo es el hecho de que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas tienen sus propios reglamentos que hay que cumplir”, subrayó.

“Lo que ha pasado en la marcha pacífica a nivel nacional se desbordó en Lima en algunos sectores, por grupos específicos, por grupos ligados a una izquierda radical específica, que tiene un discurso contra el sistema. Lo que ha querido hacer la Policía, porque es su misión y es su deber, es evitar que lleguen al Congreso e incendien el Palacio, como fue en Guatemala”, indicó.

“La Policía debe persistir en la Constitución y cumplir conforme la ley lo manda, que la Policía restablezca el orden público donde corresponda y que haga uso de la fuerza en función de sus actividades, sin ningún abuso. Sí se puede hacer, hay una serie de mecanismos, la Policía conoce de técnicas para mantener el orden público. No podemos renunciar a eso, podrán renunciar los gobiernos y políticos, pero la Policía no puede renunciar a restablecer y mantener el orden público para el Estado y la nación peruana”, afirmó.

Reforma PNP tiene fines políticos e ideológicos

Señaló que “esta dispersión del presidente respecto a lo que tiene que hacer como la vacuna, el covid, la seguridad ciudadana, está contenida en su grupo político y en su línea política más conocida. Todo este grupo tiene un afán por el control político de las fuerzas de seguridad para sus fines políticos e ideológicos”. “Yo invito al ministro Vargas y al presidente a que visite la Escuela Superior de la Policía y vean la cantidad de trabajos académico que ha hecho la Policía sobre la reforma policial, sobre las nuevas formas de relacionamiento con la ciudadanía y sobre la necesidad de contratar a expertos civiles para manejar los temas administrativos”, expresó.

“Los coroneles y generales, casi todos tienen cursos y maestrías en la (universidad) Católica y en el extranjero y han elaborado propuestas, pero como lo produce la Policía y no lo produce una ONG, entonces no vale. Probablemente tengan coincidencias con nosotros, la pregunta es si es el momento. Este zarpazo con cambio es el resultado de una campaña fuerte contra la Policía en estos días en que se ha cometido excesos, pero a nivel nacional la marcha fue pacífica y no existe ninguna queja, salvo en Lima”, reveló.

Subrayó que “la queja no es contra la Dirandro, la Dircote, la unidad de desaparecidos, es contra una unidad específica, los que estuvieron en el área resistiendo a los embates de los manifestantes, es contra la unidad de los Terna”. “Eso quiere decir que del 1% del cuestionamiento, ellos han generalizado y hay que reformar a toda la Policía. Un analista de ONG IDL decía que se había roto el vínculo de la Policía y la sociedad, nada más falso. La Policía Nacional tiene más de mil comités de seguridad ciudadana en casi todo el país. El discurso ya viene como una plantilla: está separada de la sociedad, hay que reformarla”, aclaró.

“Es evidente que hay toda una postura contra la Policía, desde (Carlos) Basombrío (ex ministro del Interior) hasta el señor (Rubén) Vargas (ministro del Interior), con estos desatinos y estas actividades. Hay una idea de que sus ideas son lo principal y sus ideas son las que van a cambiar el Perú, ese tipo de seudomesianismo es dañino”, comentó.

Advirtió que “ahora tenemos una Policía mellada que va a salir a las calles a luchar contra la delincuencia, pero con qué moral, con que ánimos puede salir la Policía, si ven que sus jefes son maltratados”. “No puede ser, esto es un contrasentido, porque la fuerza que nos cuida es a la que agarramos a patadas primero. Un acto que grafica esto es como anteayer el presidente recibía con bombos y platillos al general (Orlando) Velasco, comandante general de la Policía, le daba la bienvenida, porque había vuelto al comando y había luchado contra el covid”, dijo.

Han inventado falsas desapariciones

Denunció que se puso sobre el tapete temas que no existen en la Policía Nacional, como las desapariciones forzadas, querer darle dimensión internacional, vincular a la OEA, a la CIDH, para ser mellada y puedan ellos tomar el control de la situación”. “No ha desaparecido ninguno, no existen desaparecidos en el Perú a causa de la acción de la Policía en las últimas manifestaciones”, aseveró.

“Ahora quieren darle otro ribete, el congresista (Alberto) De Belaúnde ahora dice que el desaparecido también está y no está y después aparece, pero ya instalaron la palabra, la policía desaparece personas. Ya no hay ningún desaparecido, pero igual te queda en la mente que la Policía desaparece personas. Ya han puesto el fluorescente para hacer parecer que tenemos una fuerza policial violadora de derechos humanos”, puntualizó.

 “A partir de hoy y ayer ha comenzado a importar el covid, no se reúnan, esas fiestas chichas, esas fiestas clandestinas, o sea el discurso que van instaurando de acuerdo a la conveniencia de un grupo político o de determinadas personas, sin importar lo que es fundamental en estos momentos. Lo fundamental es la inseguridad ciudadana”, apuntó.

“Este es el discurso que determinados grupos instalan en la población y en las redes de una manera muy organizada, para maltratar a las fuerzas policiales. Si mañana quieren tomar el Congreso y Palacio, la fuerza policial que debe hacer, dejar que pasen, no debe de reprimirlo, y después se le va a acusar a la Policía de no cumplir con la ley. Qué es lo que se pretende amarrándole las manos a la Policía. Tiene que hacerse un análisis político de esta situación y de estos grupos interesados que pretenden adormecer a las fuerzas policiales”, observó.

Designación ilegal

Gil Becerra señaló que “está amarrada, la Constitución, las leyes o los decretos legislativos y los decretos supremos que norman los reglamentos”. “Una ley sin reglamento no sirve, la ley de la Policía Nacional tiene su reglamento. El decreto supremo 026, el primer reglamento del 2017, y el segundo, la modificatoria, que es el reglamento que se dio el 2019. Este decreto corregía esta actividad amplia que tenían los presidentes y los ministros de poder meterle la mano al escalafón de generales y si querían podían irse hasta el número 39 con la idea de que iba a cambiar la Policía y ahora tenemos el mismo problema”, afirmó.

“Tanto el decreto supremo 026 como el decreto legislativo hablan de que el presidente puede designar a un general y a partir de ese general todos los de arriba se van. Eso no es cierto, la norma dice que elegir un nuevo comandante general deberá ser entre los tres tenientes generales. La norma dice que si faltaran tenientes generales se cubren con los generales más antiguos, y de esos sale el comandante general. En ninguna parte de la ley dice que el presidente puede ir a cualquier parte de la lista y traerse abajo una veintena de generales. Eso no es posible”, explicó.

“Así pasó con el ministro Morán cuando se quiso nombrar al general Gastón Rodríguez, que era el número 4 o el número 5, que no estaba dentro de los tres primeros y no se le podía nombrar, y se le dijo al presidente Vizcarra que no se le podía nombrar, porque la ley dice eso. Finalmente, Morán renuncia y Vizcarra como no podía nombrar a Rodríguez como comandante general, porque la ley no se lo permite, lo nombró ministro del Interior”, detalló.

“¿Qué pasó con los casos anteriores, que pasó con Basombrío, que se trajo abajo a 30 generales de un solo zarpazo? La mayoría regresó, hicieron su juicio y regresaron, imagínese, hacerles gastar su dinero, para que un juez le dé la razón, lo reincorpore nuevamente a la Policía, con todo el sufrimiento que le hace pasar a esta gente sin ninguna razón, con el estribillo este de luchar contra la corrupción, de echar a todos en la misma bolsa, esos tiempos ya acabaron, hay leyes y reglamentos, hay un sistema jurídico. El ministro Vargas y el presidente de la República no pueden interpretar una parte de la ley, tienen que ver el sistema jurídico”, informó.

Destacó que “muchos de los generales están presentando ahora mismo su acción de amparo y vamos a ver como en las próximas semanas y en los próximos meses los oficiales van a ser reincorporados”. “Se ha cometido un delito, porque se ha ido contra la ley, porque se los ha pasado al retiro sin ninguna justificación, solo invocando parcialmente la norma y no invocándola de manera integral como debe ser. Ellos van a volver”, vaticinó.

Ver entrevista….