GESTIÓN DEL PROFESOR EN EL AULA ES ESENCIAL PARA DISMINUIR BRECHA EDUCATIVA EXISTENTE EN ÁMBITOS URBANO Y RURAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Docente de la Institución Educativa Mayor PNP Félix Román Tello Rojas, de La Molina (Lima), Élgar Jaime Guadalupe Lobato, ganador el Premio Horacio Zeballos Gámez, en la categoría Literatura, otorgado por la Derrama Magisterial, ratificó también que la escuela es medio fundamental para motivar e incentivar a los niños en el hábito de la lectura y, eventualmente, incorporarlos luego al mundo de la literatura.

RCR, 18 de enero 2019.- La gestión del profesor en el aula es un aspecto esencial para la disminución de la amplia brecha educativa existente entre los ámbitos urbano y rural, estimó el docente de la Institución Educativa Mayor PNP Félix Román Tello Rojas, de La Molina (Lima), Élgar Jaime Guadalupe Lobato.

“Parte fundamental es la gestión del docente en el aula… Otra parte son las municipalidades y alcaldes, quienes deben ser los gestores de los programas de lectura y de implementación de las bibliotecas escolares…  (Además) la formación de talleres, no solo literarios, debe ser obligatoria en los colegios, que muy poco lo estamos haciendo”, subrayó.  

El profesor Guadalupe Lobato es también Magister en Administración de la Universidad César Vallejo. Ha publicado, además, los libros de cuentos: ´Las Batallas de Cada Día´ (2014), ´Y la Felicidad no pasa por Aquí´ (2018).

En diciembre de 2018, el docente, natural de Luya (Amazonas), obtuvo el Premio Horacio Zeballos Gámez, en la categoría Literatura, con su obra “Como tejer historias. Estrategia para aprender a escribir cuentos”, otorgado por la Derrama Magisterial.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Guadalupe Lobato ratificó también que la escuela es medio fundamental para motivar e incentivar a los niños en el hábito de la lectura y, eventualmente, incorporarlos luego al mundo de la literatura.

“Son actividades complejas porque abarcan diferentes habilidades y competencias que los chicos tienen que ir desarrollando poco a poco. Lo fundamental, creo yo, aunque no determinante, podría ser la escuela. Porque muchas veces en el hogar, generalmente las familias del ámbito rural, no contamos con material de lectura. Eso complica a que el niño pueda acostumbrarse al hábito de la lectura”, anotó.

Indicó además que a este importante factor, que es la escuela, deben agregarse “docentes que sean motivadores e inspiradores”, lo que -lamentablemente- no existe en la sección primaria del sistema educativo nacional.

Refirió igualmente que el mundo cibernético y de las redes sociales es complejo y tiene consecuencias diferenciadas en los niños, en relación al hábito y la inspiración de la lectura.

“Tiene sus cosas. Si bien es cierto el mundo de las redes y la tecnología informática atrae a los chicos, pero tenemos que saber diferenciar lo esencial acá. Se escribe como cualquiera. No nos fijamos en los puntos, ni en la coherencia del texto. Y tampoco leemos textos complejos que nos ayuden a desarrollar nuestras competencias linguísticas”, puntualizó.   

En ese contexto, insistió en la tecnología informática y las redes sociales si bien han facilitado el contexto visual, “no nos favorece para el desarrollo más profundo de nuestras competencias comunicativas”.

Ver entrevista…