FUNDADOR DE BUENAVENTURA ES INCORPORADO AL SALÓN DE LA FAMA DE LA MINERÍA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Revista Energiminas

EE.UU. 21 de mayo de 2020.- Alberto Benavides de la Quintana (1920-2014), fundador de Compañía de Minas Buenaventura, ha sido agregado al Salón Nacional de la Fama de la Minería (National Mining Hall of Fame) de Leadville, del estado de Colorado, en los EEUU. Alberto Benavides fue elegido entre un grupo de sobresalientes profesionales debido a su destacada trayectoria y aportes al desarrollo de la geología y de la actividad minera en nuestro país.

El anuncio del Salón Nacional de la Fama de la Minería destaca su importante rol en el descubrimiento, evaluación y desarrollo inicial de minas como Antamina, Las Bambas, Toquepala y Cuajone, así como Yanacocha, Conga, Tambomayo, Trapiche, San Gabriel (antes Chucapaca), La Zanja, Tantahuatay, Orcopampa, Uchucchacua, Shila, Mallay, Antapite, entre muchas otras.

“Con una pasión por el desarrollo social y la sostenibilidad, motivó a las empresas mineras a ayudar a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales y el acceso a servicios, construyendo carreteras, escuelas, centros de salud, y suministrando agua limpia y sanidad a las comunidades cercanas a las minas. Benavides contribuyó con oportunidades de educación para promover habilidades más allá de la vida de la mina”, dice la nota de prensa del Salón Nacional de la Fama de la Minería.

Alberto Benavides de la Quintana ) nació en la calle de la Minería, y no es broma. Esta, en 1920, era una transversal del jirón de la Unión. Vivió mucho, habitó más los Andes que la costa, estaba más del lado del Perú profundo que del Perú indiferente. Sus creadores, sus padres, y los abuelos de estos, fueron funcionarios del Estado. Su abuelo, Ismael de la Quintana, por ejemplo, amaba las flores, las hortalizas, el olor el campo.

Benavides, cuando joven, le confesó a su padre sus planes de estudiar Ingeniería de Minas. Su padre, Alberto Benavides Diez canseco, intentó desanimarlo. Lo envío un tiempo al gélido y elevado Puno, posteriormente lo trasladó a la mina Atacocha, sin sospechar que, con estas artimañas, en lugar de desalentarlo lo animaba más. El que ha nacido para martillo…

La fortuna actual de los Benavides nació con una amenaza. Alberto Benavides fundó Compañía de Minas Buenaventura porque lo atemorizaron. En 1952, llegó a la mina de oro Julcani, en Huancavelica como arrendatario. Antes fue de la Cerro de Pasco Co. pero luego esta la abandonó.

Transcurrido un año, la Sociedad Minera Suizo-Peruana Julcani, harta de arrendar y desesperado por deshacerse de la mina, advirtió a Benavides: o compras o te vas. El cabezota de Benavides no se fue. “Yo tenía 32 años, más o menos, y a esa edad uno es más corajudo, más avezado. Así que nos lanzamos a formar Buenaventura, y, gracias a Dios, nos ha ido bien”.

Alberto Benavides de la Quintana, por sobre todo, se sentía “aventurero minero”. Un Magallanes de los metales del Nuevo Mundo. Lo valiente- lo temerario para otros- provenía de la rama Quintana.El abuelo de su abuela era un navegante genovés.

El Salón Nacional de la Fama de la Minería participa en esfuerzos para difundir los beneficios de la industria minera. Las fotografías y biografías de los personajes incorporados están publicadas en el Museo del Salón Nacional de la Fama.