FUERZAS ARMADAS ESTARÁN A CARGO DE SEGURIDAD DE OLEODUCTO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Ante la proliferación de “derrames anunciados” de petróleo en la selva peruana que ponen en peligro la vida de las personas y de la flora y fauna en la región.

RCR, 02 de marzo 2018.-La intervención inmediata de las Fuerzas Armadas para la vigilancia y control del Oleoducto Norperuano, ante los continuos ataques a la infraestructura y actos de vandalismo provocados por extraños, que originan derrames de hidrocarburos en zonas de la selva ubicadas muy cerca a ríos y fuentes de agua, es la demanda que han presentado autoridades de Petroperú y del gobierno regional de Loreto.

Incluso, líderes indígenas han pedido reiteradamente a Petroperú y a las autoridades que hagan lo posible para detener los derrames y mitigar los impactos en las comunidades que dependen de la tierra, el agua y la vida silvestre locales para sobrevivir.

A pesar de las reiteradas advertencias efectuadas a través de nuestro medio radial –Red de Comunicación Regional (RCR)- por parte de varios expertos entrevistados, los ataques vandálicos a las instalaciones del oleoducto no se han detenido, lo que ha hecho crecer las sospecha que las empresas locales contratadas para limpiar el petróleo junto a pobladores de la zona sean los responsables de estos “derrames anunciados”.

A través de un comunicado, Petroperú denunció ayer un nuevo corte en el Tramo 1 del Oleoducto Nor Peruano (ONP), a la altura del kilómetro 20+100, cerca de la comunidad de San Pedro, distrito de Urarinas, región Loreto.

Indicó que como parte del Plan de Contingencia se envió un equipo especializado a fin de evaluar el incidente y reparar el ducto dañado. Asimismo, precisó que el Tramo 1 no se encuentra operando. “El afloramiento de crudo se debe a un corte en la infraestructura realizado por terceros, por lo que se está informando a los organismos supervisores, a la Policía Nacional y el Ministerio Público para las acciones que correspondan», detalla.

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ya se encuentra en Loreto a fin de evaluar el daño y determinar la causa y el impacto originado por el derrame de petróleo ocurrido cerca de la comunidad de San Pedro. Además, supervisará las acciones de contención y limpieza de la zona afectada por parte de Petroperú.

Cabe señalar que, desde inicios del 2016, aproximadamente 11,100 barriles de productos hidrocarburíferos se han derramado en la selva peruana, provocados por 14 ataques y cortes a los tubos del oleoducto, mientras otros 5,600 barriles se han filtrado a la tierra y los ríos debido a la corrosión o fallas operativas, según datos del regulador ambiental OEFA.

Según fuentes de la petrolera estatal peruana, el oleoducto está siendo calificado, próximamente, como una infraestructura, o un bien estratégico del Estado peruano, lo que permitirá que sea protegido por el Ejército y no sólo por la policía.