En Vivo

FORONDA: MARCO ARANA MANEJA EL FRENTE AMPLIO DE MANERA AUTORITARIA Y SE NEGO A RENDIR CUENTAS POR 24 MILLONES DE SOLES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 01 de Diciembre 2020 .- María Elena Foronda, excongresista del Frente Amplio, dijo que la renuncia en estampida de más de 700 militantes de esa organización política se debe a que su fundador Marco Arana maneja el partido de manera autoritaria y caudillista en lugar de respetar la democracia interna. Señaló también que Arana no quiere rendir cuentas claras de 24 millones de soles que han ingresado a las arcas de ese partido por parte del Estado.

“Yo lamento mucho. Ahora él ya es candidato oficial y reconocido por más de 400 votos, le deseo la mejor de las suertes, pero nosotros ya no estamos en esta perspectiva de avalar prácticas autoritarias y caudillismos, en lugar de liderazgos participativos. La salida de más de 700 militantes de una organización no es un tema de caprichos, es una decepción muy profunda y dolorosa, porque hemos dado parte de nuestra vida, de nuestras capacidades, de nuestro tiempo, luchando por los derechos sociales, laborales, ambientales y de justicia social que están incólumes”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Yo había renunciado antes al partido, porque no coincido con la forma de hacer gestión de esta organización política que no es coherente entre lo que se dice y se hace, por lo menos bajo la conducción de Marco Arana.”, dijo.

Manifestó que “este es un proceso de vulneración de los derechos de los militantes y de los procesos de democracia interna en el partido que se ha venido acumulando que debería representar los principios por los que fue creado y por los que fuimos electos como congresistas y fuimos casi la tercera fuerza política a nivel nacional, anotó.

“Esto se ha ido distorsionando por decisiones del señor Marco Arana, autoproclamado como líder, que, con un grupo cercano de militantes, no ha respetado las instancias internas, ni los procesos de elección, tal como están contemplados en los estatutos, ni tampoco las decisiones que ha tomado el Comité Político Nacional (CPN) en vigencia en ese momento. Él generó paralelismo a nivel nacional. Por ejemplo, aquí en Áncash elegimos a un representante nacional y de manera paralela desde Lima se eligió a otro y generó divisionismo y el enfrentamiento innecesario”, afirmó.

Aseveró que Marco Arana está empecinado en ser presidente de la República y se distorsionó la función del partido con la función electoral, se quedó en la coyuntura y en las transformaciones sociales por las cuales habíamos sido elegidos”. “Y en esa visión, hemos empezado a tener muchas fricciones internas dentro del propio Congreso”, manifestó.

“Cuando el partido se convierte en casas unipersonales o en la trayectoria de una familia, como sucede en la dinastía Fujimori, entonces estamos errando en nuestra percepción de hacer política, porque nosotros creemos en la renovación de cuadros, creemos en las elecciones democráticas internas y en la representación de género. En los tres años no hubo la oportunidad de tener a una mujer en la representación de la vocería. Eso ha resquebrajado la estructura democrática interna del partido y es una lástima que ahora el Frente Amplio está en la opción electoral de otros, yo no le veo mayor opción en términos de una elección presidencial”, expresó.

Marco Arana tiene visión totalitaria

Foronda remarcó que “la visión totalitaria de Marco Arana ha venido dándose desde hace dos años atrás, antes que se cierre el Parlamento, y hemos estado resistiendo, debatiendo internamente, incluso yo estuve tentada de renunciar varias veces a la bancada, porque me sentía maltratada por este tipo de actitudes”. “Sin embargo, no sé si por error o no, que habiendo sido electos por el Frente Amplio deberíamos continuar y mantener la unidad por la que fuimos electos. No se pudo dar, pero los principios continúan”, precisó.

“Creo que Marco Arana perdió la brújula desde hace dos años, cuando él empezó con el grupo cercano a él de militantes a postularse como presidente de la República, se proclamó esto en una asamblea del Frente Amplio, pero faltaba la ratificación. Habíamos implementado la modalidad de un militante un voto y tenía que haber pasado por un proceso electoral interno con varias listas, pero presentó la lista única. Al ver que el propio CPN, de 18 miembros 14 estaban con una actitud crítica, lo que hizo fue declarar su propio Comité Ejecutivo Nacional, inscribirse y llevar elecciones paralelas”, destacó.

Comentó que “en Áncash se trabajó duró para crear bases regionales del Frente Amplio, para que después se impusiera una directiva”. “Eso es generar un proceso de descomposición interna muy fuerte y de un autoritarismo que resulta inusitado en alguien que defiende los derechos sociales y ambientales. Nosotros tenemos la firme convicción de continuar y abrir este proceso. No puedo hablar de democracia en la calle y ser un dictador en mi casa”, apuntó.

 “Desconocer a su propio comité político nacional y crear otro que esté hecho a su medida es algo que revela no solo la incapacidad de gestión, sino la manipulación de aquellas personas que estaban de acuerdo a las formas de gestión que nosotros cuestionamos. No es casualidad que de los nueve parlamentarios que éramos, solo se han quedado Marco Arana y Justiniano Apaza. El resto de exparlamentarios renunciamos en masa a este tipo de prácticas”, puntualizó.

“Uno se siente incómodo, siendo militante no tienes acceso a la rendición de cuentas, no tienes acceso a información y no participas en una reunión, lo único que queda es que, como lo han hecho después, te boten del partido y te digan vamos a sancionarte. Antes de eso, firmé mi carta de renuncia y me fui. Esto no es parte de un proceso de democracia interna de un partido de izquierda”, precisó.

Arana no quiere rendir cuentas

Enfatizó que “el motivo central fue que no se ha querido hacer una rendición de cuentas en el interior del partido”. “Nosotros por la composición del número de congresistas, teníamos 20 parlamentarios, recibíamos financiamiento por parte del Estado y también aportes de los militantes. Nosotros pedíamos un balance y una rendición de cuentas. Nada de eso se quiso hacer y se impuso un nuevo Comité Político Nacional y se hicieron elecciones internas sin participación de la mayoría de la militancia y ante las protestas legítimas recibimos la expulsión”, dijo.

“El financiamiento (del Estado) está en función del número de parlamentarios que se tiene en representación y llegaba a cerca de 8 millones de soles al año (24 millones en tres años). Nosotros hemos estado tres años de ejercicio en el Parlamento y por lo tanto pedíamos esos balances. La respuesta que nos dieron es que todo estaba bien, que se habían presentado los libros contables, que habían pasado las auditorías, pero no se ha entregado la información”, indicó.

Expresó que “lo que nosotros queríamos es regresar a las bases fundacionales del partido y a los objetivos por los que se creó el Frente Amplio, como una alianza de movimientos y organizaciones progresistas, no solo de izquierda, sino de gente que tuviera un pensamiento de democracia real e inclusiva”. “Poco a poco se fueron alejando de esos principios al no permitir que los miembros iniciales que conformaron el Frente Amplio siguieran participando en equidad de condiciones, al final se quedó solo Tierra y Libertad, después de la ruptura con Verónika Mendoza, que crea Nuevo Perú. Y esto se ha ido desgastando y deteriorando al interior de una manera acelerada”, puntualizó.

“Ese es un proceso que se ha venido acumulando no solo por el tema de la rendición de cuentas claras, sino por los mecanismos internos que había en el partido, cuando el Comité Político empezó a criticar la toma de decisiones en la organización interna y la renovación de cargos al interior del propio Congreso de la República. Teníamos directivas políticas, pero se confundió el rol del partido que buscaba transformaciones profundas a un partido que solo pensaba en el proceso electoral”, mencionó.

“Estamos en conversaciones con Verónika Mendoza, como lo estamos con Vladimiro Cerrón, como lo estamos con movimientos sociales, con pueblos indígenas, con pescadores, con gremios, para tratar de reconstituir un proceso de izquierda alternativo, moderno que involucre reflexiones de mayor apertura y liderazgo. Si no aprendemos de lo que los jóvenes nos acaban de decir, ‘ustedes no nos representan’, ¿esta forma de hacer política nos representa?, cualquier partido que aspire a tener una representación política no va a ser exitosa”, subrayó.

Ver entrevista …..