FIJAR SALARIO EN EL SECTOR AGRARIO A TRAVES DE UNA LEY PROVOCARA QUIEBRA DE PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS AGROEXPORTADORAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 30 de Diciembre 2020 .- Jorge González Izquierdo, consultor económico y docente universitario, sostuvo que la propuesta del Congreso de la República de fijar un salario mínimo en el sector agrario no es la más adecuada, al considerar que provocaría la quiebra de las medianas, pequeñas y microempresas agroexportadoras. Señaló que la norma debe realizarse contando con la participación de los trabajadores agrarios y de los empresarios.

“Preocupa mucho las declaraciones del ministro de Economía, que espera una solución que no satisfaga a los trabajadores, a los empleadores, y al Estado y que eso es bueno, porque cada uno ha tenido que ceder un poco. Creo que el ministro está equivocado, la ciencia económica te dice que cuando tú haces política económica, buscas a empresarios y trabajadores, para que los dos estén de acuerdo con la solución que se está planteando. Si ninguno de esta de acuerdo con lo que se plantea, entonces esa solución no es la correcta. La solución buena es la que deje a los dos satisfechos”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Salir a fijar salarios para una actividad no es adecuado, porque tienes que distinguir entre la micro, la pequeña, la mediana y la gran empresa. Es como si en la radio viene el dueño y dice le voy a dar uniforme a todos los trabajadores, pero el uniforme es talla small. A los que son bajitos les va a quedar bien, pero a los medianos y altos no les va a quedar. Tú no puedes decir tanto se paga, de repente el grandazo lo puede pagar y el mediano haciendo esfuerzo también, pero el resto no podrá, los vas a hacer quebrar o convertir en informal”, indicó.

Manifestó que “este año 2020 empezó con una grave crisis de salubridad pública producida por la pandemia del coronavirus y está terminando convertido en una crisis de empleo”. “Es como si una persona estuviera caminando, se encuentra con un hueco muy profundo y se cae. Esta persona va a tratar de subir a la superficie. Algo similar le ocurrió a la economía peruana. El 16 de marzo la economía peruana que venía caminando se encontró con la pandemia del coronavirus y el gobierno de Vizcarra tomó esa medida draconiana de cierre total de la economía y eso equivale a que la persona pisó en falso y se cayó al pozo”, expresó.

“Eso ocurrió toda la quincena de marzo, todo abril y gran parte del mes de mayo. Eso fue una caída libre. A partir de fines de mayo y de allí en adelante la economía está queriendo subir, para regresar a la superficie y volver a la situación pre pandemia, tanto en producción como en empleo e ingresos de la gente. A partir de junio, la economía peruana ha iniciado un proceso de recuperación, está comenzando a subir por la pared del hueco, pero todavía no ha llegado a la superficie hasta el día de hoy”, mencionó.

“Esto tuvo repercusiones muy fuertes en el bienestar de la sociedad peruana. Primero, la pobreza monetaria, ya que por lo menos tres millones de peruanos que no eran pobres a diciembre del año pasado, lo son hoy. Segundo, la informalidad laboral y empresarial se ha acentuado. Tercero, la desigualdad es más grande que antes, se ha agudizado en la distribución del ingreso, de la riqueza y de las oportunidades. Cuarto, la sociedad peruana se ha vuelto más violenta y la delincuencia también se ha agudizado”, apuntó.

A salir del hoyo

Remarcó que “el gobierno de Sagasti y los seis primeros meses del nuevo gobierno que elijamos el próximo 28 de julio, van a estar dedicados principalmente a regresar a la superficie, a que la economía siga subiendo, saliendo del pozo”. “Eso nos va a tomar por lo menos todo el 2021, regresar a la superficie en producción, en empleo y en ingresos de la gente”, observó.

“La situación pre pandemia no era buena tampoco. En los cuatro años y medio de gobierno que le quedan al nuevo presidente va a tener que resolver las cuatro cosas negativas que nos ha producido el 2020: más pobreza, más informalidad, más desigualdad y más violencia y delincuencia. El gobierno que viene va a tener que preocuparse, como tarea fundamental, en resolver esas cuatro cosas que se han agudizado este año y además en que mejore el bienestar de los peruanos”, puntualizó.

“El tiempo que nos va a tomar regresar a la superficie, depende de tres cosas: Primero, si va a haber un segundo rebrote de la pandemia en enero o febrero la cosa se nos complica un montón y de repente regresar a la superficie nos va a tomar parte del 2022. Ahora, el trabajo del gobierno de Sagasti es evitar que haya un segundo rebrote de la pandemia, porque si no la economía va a sufrir más y afectará el bienestar del ciudadano de a pie”, agregó.

“El segundo factor es que cuando llegue la vacuna, la apliquen por lo menos al 75% de la población peruana, porque internacionalmente se sabe que cuando vacunas a ese porcentaje de gente se alcanza la inmunidad de rebaño, que es lo que produce que la pandemia se controle. La vacuna es importantísima para la economía, porque cuanto más se demore, la economía va a retardarse en volverse norma. Mientras no haya vacuna, la economía no va a recobrar su normalidad”, añadió.

Comentó que “ya están vacunando Chile, Costa Rica que es un paisito chiquito, México, Colombia empieza en enero y aquí el gobierno de Sagasti nos dice que no sabe cuándo va a llegar”. “Eso solo tiene una respuesta: mala gestión. Cuanto más temprano llegue la vacuna, el gasto privado de consumo se normaliza. Por ejemplo, yo no voy un restaurante porque tengo miedo de contagiarme y así como yo hay un montón de gente. El gasto privado, la inversión y el consumo privado, va a seguir aguantado hasta que llegue la vacuna y la economía no puede desarrollar su velocidad normal”, subrayó.

Ver entrevista …..