FERNANDO CILLÓNIZ: NO ES NECESARIO “METER BALA” A LA POBLACIÓN PARA CONVENCERLA SOBRE IMPORTANCIA DE LAS INVERSIONES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exgobernador regional de Ica, Fernando Cillóniz cuestionó también que el Perú no  luche, y haga nada, contra la corrupción de los gobiernos y estamentos subnacionales, regionales y locales, “que es la que le quita el dinero al pueblo pobre”.   

RCR, 29 de agosto 2019.- El convencimiento a la población sobre la importancia de las inversiones en el desarrollo de sus comunidades es posible con el diálogo y la persuasión, sin la necesidad de llegar al uso de las armas para imponer el orden y la autoridad, en caso de llegarse a la violencia por los conflictos sociales, aseguró el exgobernador regional de Ica, Fernando Cillóniz.

“No es necesario ´meter bala´ para imponer el orden. En Ica hubo la misma oposición que en Tía María. A Ica vino Marco Arana a soliviantar a la población en contra de las inversiones mineras. En Ica está este excongresista, (Juan de Dios) Ramírez Canchari, que es un anti minero recalcitrante, quién sí se opuso a las inversiones. Sin embargo, las leyes mineras, la ambiental y las leyes de comportamiento ciudadano, en el Perú, son razonables. Y se impuso la ley, sin balas”, subrayó.  

El experto en temas de desarrollo ratificó igualmente que existe plena compatibilidad entre la minería y la agricultura y ganadería, así como del desarrollo conjunto de todas estas actividades productivas.

“Claro que la minería puede compartir actividades de manera armónica con la agricultura. Lo vemos en muchas partes del mundo, y lo vemos en el Perú. Yo he sido gobernador de Ica, y Cerro Lindo convive con la agricultura del valle de Topará de una manera muy cordial y todo perfecto. Y el valle de Topará ha prosperado mucho de la mano de la minería. El valle de Topará era un valle más seco de la región Ica, y gracias a minería se construyeron reservorios, se plantaron bosques. Y el valle de Topará se ha convertido, de uno muy pobre a otro frutícola de exportación, muy interesante”, puntualizó.      

La exautoridad regional refirió entonces que si bien el Perú es un país minero, también es agrícola, pesquero, industrial, turístico, entre otras actividades.

“El Perú es una maravilla que puede desarrollarse de manera integral, con petróleo, con gas, con energía, con agua. Con todo. Porque con decir que somos (únicamente) un país minero, se generan muchas malas interpretaciones”, aseveró.       

En Tía María hubo buena comunicación, pero faltó liderazgo de autoridades regionales y locales

En ese contexto, Cillóniz sostuvo que si bien existió un adecuado nivel de comunicación en el proyecto minero iqueño de Mina Justa, también la hubo en la de Tía María, pero –anotó- lo que faltó en este último caso fue liderazgo, por parte de las autoridades locales y regionales de Arequipa.

“Yo he participado en muchos programas de comunicación en Islay, en Cocachacra, en el valle del Tambo, en Tía María. Allí no faltó comunicación, de repente pudo haberse mejorado. Lo que no hay es liderazgo. Los gobernadores regionales no tenemos autoridad, ninguna sobre este tipo de proyectos grandes, pero gravitamos decididamente”, apuntó.

Agregó que la diferencia entre Cáceres y mi persona es que respaldé y agradecí la intervención de la minería. Pero el mensaje de (Elmer) Cáceres Llica es muy negativo. La diferencia entre Ica y Arequipa es que en Ica se combinaron la comunicación con liderazgo; y en Arequipa se hizo comunicación, pero faltó liderazgo. Y todo se cae. Si no están las dos, se cae”, enfatizó.    

Expresó igualmente que sí es posible llegar a un “consenso mínimo” entre el Poder Ejecutivo y el Parlamento para dar una viabilidad al país en los próximos meses que restan para el término del actual periodo gubernamental, aunque –anotó- “no existe la voluntad” para ello.

“Por supuesto que es posible. Yo lo que no veo es la voluntad. En todo diálogo siempre es posible la armonía, la concordancia, en ponerse de acuerdo en enrumbar al país. Pero eso es lo que yo no veo: actitud, voluntad”, remarcó.

No es prioritario cambiar actual Ley General de Minería

De otro lado, sostuvo que la Ley General de Minería, actualmente vigente, es una de las mejores normas aprobadas en el país que no es pertinente y prioritario modificarla, en razón de los múltiples beneficios con los que ha contribuido al desarrollo nacional.     

“Definitivamente, siempre las leyes se pueden mejorar, así como las comunicaciones. Pero la Ley General de Minería es una de las mejores leyes que se hayan promulgado jamás en el Perú. Esta ley General de Minería ha propiciado un proceso de inversión enorme en todo el Perú”, destacó.

Refirió que gracias al crecimiento de la minería, en los últimos 25 años, el Perú es un país macroeconómicamente muy sólido, y eso –anotó- “no lo percibe la gente porque lo da por hecho”.

“En el Perú no hay inflación, no hay devaluación. Tenemos más de US$ 60 000 000 000 (sesenta mil millones de dólares) en reservas internacionales. La deuda externa peruana es una de las más bajas del mundo. Y la gente no tiene idea de que esa gran estabilidad macroeconómica se debe, en gran medida, a las inversiones mineras… La Ley General de Minería y la Ley de Promoción  Agraria, han tenido unos impactos favorables. Ahora, si hay que mejorar, mejoremos”, anotó.   

En ese sentido, dijo no creer que el gobernador de Arequipa Elmer Cáceres tenga “intenciones muy santas”, con su propuesta de una nueva Ley General de Minería, ya que “el está más por imponer unas condiciones inviables que desalentarían el proceso de inversión”.

 “El cambiar las reglas de juego es crear incertidumbre. Porque ni siquiera advierten hacia qué proponen, con respecto a una nueva Ley. Sino (sólo) dicen: cambiemos y punto. El cambiemos significa para un país, esperar. Y esperar es sinónimo de perder empleo, dinamismo y empobrecerse, hasta que se aclare. Las reglas de juego tienen que ser estables y predecibles”, remarcó. 

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Cillóniz cuestionó también que el Perú no  luche, y haga nada, contra la corrupción de los gobiernos y estamentos subnacionales, regionales y locales, “que es la que le quita el dinero al pueblo pobre”.   

“Sí estamos, desde el punto de vista del presidente de la República, luchando contra la corrupción en el Congreso, en el Poder Judicial, y en el empresariado. O sea, la de los peces gordos. Y eso está muy bien. Y yo respaldo esa lucha contra la corrupción. Pero no estamos haciendo nada contra la corrupción en los gobiernos subnacionales”, enfatizó.   

Ante esta situación, lamentó que los órganos de control, como la Contraloría General de la República y otros, no hagan su trabajo en la prevención y atención de este problema.

“Yo tengo mucho aprecio por Nelson Shack, y espero mucho de él, pero la Contraloría no funciona. Los órganos de control, (como) la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía, no funcionan. En Ica han vuelto las colas a los hospitales. La corrupción en los gobiernos subnacionales suma mucho más dinero que los veinte, treinta o cientos de millones de dólares que se han robado nuestros expresidentes y excongresistas”, resaltó.

En otro momento, Cillóniz no descartó la posibilidad de postular a la presidencia de la República en las eventuales elecciones adelantadas del 2020 o del 2021.

“Dicen que no debería dejar la política. Estoy en una situación muy parecida a la del 2014… Mi respuesta es que si viene alguien y me ofrece, sin condiciones o pagos de por medio, una plataforma partidaria, yo voy a aceptar”, concluyó.  

Ver entrevista…