En Vivo

FALLECIÓ LÍDER AWAJÚN Y HERMANOS INDÍGENAS PLANEAN MEDIDAS EXTREMAS DE PROTESTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario  La Región 

·         Mientras que algunos asesores tratan de apaciguar los ánimos, muchos hablan hasta de quemar los tanques de Petroperú.

·         Desde hace tres meses comunicaron al sector que aún no vacunaban a ningún Awajún contra el covid. La respuesta nunca llegó.

Agustín Ampush Tseje, tenía 56 años, de apariencia muy fuerte. Aparte de ser el vicepresidente de la federación, era el jefe operativo de FENARA. Mientras que el presidente Tito Tuyasa Turquía, veía la parte política de la organización, Ampush era el que impulsaba las movilizaciones.

Es por ello que ahora sus hermanos, quienes lo apoyaron en la movilización hasta Estación 5; han sentido como si “un rayo los hubiera partido en dos”. No lo podían creer. Un día antes habían estado coordinando nuevas medidas de lucha, y al otro día luego de convulsiones, murió su líder aparentemente con covid.

Ayer, dolidos, fueron a enterrarlo a su comunidad. Pero vuelven a su lucha, con más fuerza. Así lo da a conocer el dirigente Wagner Musoline.

“La lucha continúa de manera contundente y después del entierro, los apus y hermanos expresan que la movilización no seguirá igual, sino que tomarán medidas radicales. La población está indignada y dolida por el fallecimiento del vicepresidente de la organización.

Agustín, mostró una especie de infección pulmonar, síntomas de covid, lo que resalta que el sistema de salud en nuestras comunidades es totalmente precario.

Hemos denunciado desde hace 3 meses que no han vacunado a ningún Awajún contra la covid. No ha habido una adecuada e inmediata atención de prevención en el sistema de salud” habló el dirigente Wagner Musoline.
¿Y no ha habido un diálogo con las altas autoridades de la capital?
-Hasta ahora solo tenemos “iniciativas de diálogo”. En dos oportunidades los dirigentes hablaron con el ministro de Energía y Minas vía Zoom. Hay compromisos y más compromisos. Pero acá hay muerte y eso genera zozobra, desánimo e inestabilidad en el personal. Los hermanos dicen: “vamos a enterrar a nuestro muerto y luego se evaluará un proceso más radical de lucha”.

¿Por qué no ha llegado la vacunación?

-Porque estamos ante un sistema aislado. Acá se está ahondando una crisis del sistema de salud. En junio 2021 Fenara emprendió una huelga en San Lorenzo en contra de la gestión de Emerson García, que es el actual director de la Red de Salud, hemos pedido su destitución. Pero Elisbán Ochoa y cía, con el doctor Carlos Calampa, ha blindado a ese médico a pesar de entregar pruebas de presuntos ilícitos.

Así también denunciamos el despido arbitrario de 5 profesionales indígenas. Hasta ahora no hay especialización en salud intercultural y esas 5 personas han terminado sus carreras haciendo un gran esfuerzo. Pero ¿cuál ha sido su delito? Pedir más pastillas en pleno covid. Y por ir a huelga han tenido un proceso de judicialización. Ellos fueron despedidos de manera arbitraria con una resolución directoral.

Otra cosa. Fenara tenía en “Atahualpa” varios profesionales. Un laboratorista, un médico, un serumista, una enfermera y un odontólogo. Esas plazas de manera gradual han sido quitadas y nos han dejado con dos enfermeros técnicos. Se pidió a Emerson García que no hiciera eso, pero lo hizo y ahí se rompió el lazo de coordinación. Se rompió el diálogo con la red de salud de Datem.

¿Qué opina del nuevo director de salud Carlos Álvarez?

-Nosotros saludamos la designación del doctor Carlos Álvarez, esperemos que tome cartas en el asunto de una vacunación contra la covid de manera inmediata. Que se genere un clima de confianza entre la dirección y las comunidades indígenas.

El peso del vicepresidente de Fenara radica en que era el soporte de la movilización, el operativo, la estructura del pueblo Awajum. Su muerte ha sido como “un baldazo de agua helada” para todos los hermanos. Ayer conversamos y de un momento a otro le llegó la convulsión pulmonar y se fue. Eso es imperdonable.

Los ánimos de los hermanos están caldeados. La primera reacción es que si al gobierno no le interesa atender los problemas de las comunidades indígenas que siguen en control territorial de la Estación 5; se podría hasta empezar a quemar los tanques.

Es decir, se está entrando en desesperación. Nosotros como dirigentes de la plataforma, estamos haciendo todo lo necesario para bajar los ánimos y que ellos entren en razón.
Tensa situación sin duda.