EXPROCURADOR RAMÍREZ COMETIÓ UNA FALTA DE DILIGENCIA AL NEGOCIAR CON ODEBRECHT

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El destituido procurador ad hoc para el caso Lava Jato, Jorge Ramírez, cometió una impericia y una falta de diligencia al comportarse como si fuera un abogado de la empresa Odebrecht y tratar de coordinar reuniones de esta compañía con miembros del Ejecutivo, indicó el jurista y analista político Víctor Hugo Quijada.

RCR, 13 de febrero de 2020.- “Ramírez es abogado del Estado, no es abogado de Odebrecht, y que haya querido realizar coordinaciones con una empresa corrupta y que lamentablemente le haya costado la cabeza a un ministro y ahora a un procurador y posiblemente a la misma ministra, creo que acá ya hay un tema que debe de preocuparnos, porque eso podría poner en riesgo el convenio de colaboración eficaz  que sigo respaldando”, dijo el analista a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Consideró como “una falta de diligencia y de competencia el hecho de que un procurador se tome estas atribuciones que son propias de los abogados de la empresa”. “Los abogados de la empresa son los que tenían que solicitar una transacción o una conciliación. Ese es el canal legal adecuado para que puedan ellos ampliar los plazos de caducidad o iniciar o agotar la vía correspondiente previa al arbitraje”, dijo.

“Este es un tema de falta de diligencia y pericia del exprocurador Ramírez que es quien se ha tomado atribuciones que no le corresponden y quizás a la ministra le ganó a la pasión de querer zafarse rápido del asunto porque es una piedra caliente que nadie quiere tocar y estaba por vencerse el plazo de caducidad para que pueda demandar el tema arbitral, y tuvieron estas impericias que nos hace pensar a todos mal, porque lo último sería ver a los fiscales Vela, Pérez y Ramírez implicados en un problema de corrupción, de interferencias de funciones y de tráfico de influencias”, remarcó.

Comentó también que “el conocimiento de la ministra Revilla puede ser considerado un tipo de inconducta funcional y habría un delito por omisión de funciones”. “Si esa reunión se habría ordenado para favorecer a un tercero, sería un delito de corrupción que puede pasar de ser negociación incompatible y hasta colusión. Esto complica el escenario de acuerdo a la información del procurador o la ministra renunciante establezcan”, subrayó.

Señaló además que “después de las renuncias en las carteras de Energía y Minas, y de Justicia, el presidente tiene que hacer algunos cambios”. “Lamentablemente Odebrecht es como una piedra radiactiva, es kriptónita, porque todo lo que toca lo destruye. Esto puede irradiar hasta al presidente del Consejo de Ministros. Si es que el premier tiene algún tipo de intervención eso implicaría el cambio total del Gabinete, pero mientras tanto no se le puede quitar la confianza por los dichos de un funcionario de jerarquía menor”, anotó.

También indicó que “hay una falta de diligencia y coordinación en el equipo Lava Jato, porque no queda claro el tema de la reparación civil porque se han visto perjudicadas las arcas del Estado. No quisiera pensar de haya colusión y concertación por parte de altos funcionarios del Estado, porque Odebrecht siempre le ha gustado estar coimeando para obtener favores».

Escuchar entrevista…