EXPROCURADOR JORGE RAMÍREZ DEFENDÍA A ODEBRECHT Y NO AL GOBIERNO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Demanda de Odebrecht al Estado es una situación crítica para la lucha contra la corrupción.

El destituido procurador del caso Odebrecht, Jorge Ramírez, actuó en función de los intereses de Odebrecht en vez de defender al Estado peruano al facilitar a la cuestionada empresa brasileña una serie de reuniones con el Gobierno, sostuvo Juan Pari Choquecota, excongresista y expresidente de la Comisión Lava Jato, a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Hay que resaltar el hecho de que se ve a un procurador facilitando reuniones y ese no es su rol. Eso puede conllevarnos a decir que él ha estado actuando más bien en función del interés de Odebrecht. Actores que tenían que estar en defensa de los intereses del Estado ya estaban conversando con Odebrecht  en vez de preparar su estrategia para tener una eficiente defensa del Estado ante esta situación agresiva por parte de la corrupción”, dijo el exparlamentario.

Consideró que la demanda de Odebrecht al Estado por indemnización de la cancelación del proyecto Gasoducto Sur configura una situación crítica para la lucha contra la corrupción en el Perú. “Es una situación crítica porque el tema del Ciadi  es un tema trabajado por Odebrecht desde el contrato de concesión para afrontar una controversia internacional. El caso de imponer como dirección Luxemburgo para usufructuar el convenio que firmó con el Perú es una  situación tramada”, señaló.

“Se utiliza ese convenio para exigir al Estado peruano cumpla con el tema contractual cuando existe una situación de cierre financiero. Entonces no podemos pensar que un procurador está  tratando de facilitar y hacer que Odebrecht obtenga las cartas que tiene el Estado vía  Ministerio de Energía y Minas o vía el Ministerio de Economía y Finanzas”, indicó.

En ese sentido, el excongresista advirtió que “hay que ver cómo se redirecciona el trabajo de la procuraduría, porque no es una instancia que solamente ve el tema de las reparaciones civiles y mucho menos que facilite las relaciones de Odebrecht con el Estado”. “Su misión fundamental es la defensa del Estado de las agresiones que puedan ocurrir por actos de corrupción en diversos niveles. El rol tiene que ser claramente definido y tiene que cumplir su función”, aseveró.

“El país tiene que actuar con mucha severidad y tiene que profundizar la investigación y encontrar claramente el hilo de corrupción para que la cláusula anticorrupción de contrato del Gasoducto Sur se gatille, porque por el lado de cierre financiero Odebrecht  ya tiene diseñado una estrategia. Por el lado peruano, tiene que activarse esa cláusula anticorrupción que pondría fin al contrato y a las pretensiones de Odebrecht”, afirmó.

Escuchar entrevista…