En Vivo

EXPRESIDENTE VIZCARRA HABRÍA COMETIDO DELITOS DE COHECHO PASIVO, COLUSIÓN Y TRÁFICO DE INFLUENCIAS POR RECIBIR LA VACUNA DE SINOPHARM DE MANERA ENCUBIERTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 15 de Febrero 2021 .- Luis Lamas Puccio, abogado experto en derecho procesal penal, dijo que el expresidente Martín Vizcarra habría cometido los delitos de cohecho pasivo, colusión y tráfico de influencias por recibir la vacuna de Sinopharm de manera encubierta y aprovechándose de su cargo. También dijo que la excanciller Elizabeth Astete también tendría que responder ante esos cargos, pero con el agravante de que fue la encargada de las negociaciones con los chinos.

“El expresidente Vizcarra tienen antecedentes de corrupción. Por otro lado, el Congreso de la República tuvo que vacarlo por inmoral. Un funcionario que miente a la opinión pública, diciendo que era parte de los ensayos clínicos, resulta que se aprovechó del cargo para inocularse estas vacunas de cortesía para él, sus amigos y funcionarios que lo acompañaban. Este es un caso de corrupción que tiene relación con el cohecho pasivo, por recibir un regalo, eso es un delito”, indicó.

Señaló, en declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), que Vizcarra también habría participado en actos colusorios, al concertar voluntades en una contratación. “Por otro lado, habría traficado con sus influencias personales para beneficiarse. Los delitos, que podrían ser objeto de imputación, tienen que ver con los delitos de cohecho pasivo, colusión y tráfico de influencias, que pueden tener una pena privativa de la libertad de hasta 15 años, sin perjuicio de las investigaciones que ya están en curso y no han tenido resultados por casos de crimen organizado y lavado de activos”, agregó.

En el caso de la excanciller Elizabeth Astete, también dijo que la denuncia se configura en los mismos términos, pero con la agravante de que ella presidia el proceso de negociación. “Me llama poderosamente la atención que diga en un periódico que no podía darse el lujo de caer enferma y que por eso que tuvo que recurrir a la vacuna de cortesía. Con mayor razón tendrían el mismo derecho los médicos y enfermeros y policías, que tienen mayor riesgo y están en la última cola de la lista de vacunados”, expresó.

Destacó que, a Maribel Díaz, esposa de Vizcarra, también le correspondería ser objeto de las investigaciones. “Debe ser una víctima de estas circunstancias, conociendo la personalidad sociopática de Vizcarra, así como a todo su entorno familiar, amical, con la particularidad agravante de aquellos que, habiendo cumplido una función pública, de manera encubierta, se inocularon estas vacunas de cortesía, con lo cual serían parte de estos delitos”, aseveró.

Sobre el papel de Málaga, precisó que si se trata de ocultar información hay un posible delito de falsedad, al proporcionar información falsa a las autoridades. “El desempeño de su función estaba supeditado a lo que decidiera Vizcarra. En tercer lugar, hay un tema de carácter ético que debería ser objeto de investigación y pronunciamiento por parte de la comisión ética del Colegio Médico del Perú. Málaga no solo debería acogerse a una confesión sincera, sino a una colaboración eficaz con una información valiosa que permita develar la esferas tenebrosas y oscuras de esta negociación”, subrayó.

“Estas vacunas de cortesía implican graves casos de corrupción, porque estas vacunas se donaron al Perú en un proceso de una negociación millonaria. Un funcionario público que recibe un regalo es como si estuviera recibiendo dinero en efectivo, en este caso una vacuna que posibilita que sobreviva frente al covid. Esta situación es calamitosa”, manifestó.

Ver entrevista…