En Vivo

EXPEDIENTE JUDICIAL ELECTRÓNICO REDUCE A DIEZ DÍAS CALIFICACIÓN DE DEMANDAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Poder Judicial

Más de 22 mil expedientes sin papel son tramitados en 67 órganos jurisdiccionales.

RCR, 24 de Septiembre: En su primer año de funcionamiento, el Expediente Judicial Electrónico (EJE) redujo ostensiblemente la duración del trámite de los procesos judiciales en 67 juzgados y salas de la Corte Superior de Lima, donde es implementado este moderno sistema que no utiliza el papel.

Así, el tiempo promedio que demora la resolución de calificación de una demanda es de solo diez días, de acuerdo con información proporcionada por la Secretaría Técnica  de la Comisión de Trabajo del EJE.

Hasta julio del año 2017, antes del inicio de su implementación, con el modelo tradicional un órgano jurisdiccional tardaba hasta veinticuatro días.

Es decir, la puesta en funcionamiento del EJE ha permitido una disminución del 58.46 % el tiempo de duración de este acto procesal.

Cabe precisar que una resolución de calificación es aquella por la cual el órgano jurisdiccional admite a trámite, declara inadmisible o improcedente la demanda presentada.

Asimismo, los escritos presentados también han tenido una reducción de tiempos en ser proveídos.

En julio del año pasado el promedio era de 42 días y en la actualidad dicho proceso dura doce, obteniéndose una reducción del 71.81%.

A la fecha son tramitados más de 22,000 expedientes judiciales electrónicos en las especialidades comercial, tributaria y de mercado, así como en laboral que aplica la Nueva Ley Procesal del Trabajo (NLPT).

Esta cantidad de procesos en línea, además, han contribuido con el ahorro de papel en los órganos jurisdiccionales donde está aplicándose.

La comisión de trabajo ha puesto en funcionamiento un software propio y la adaptación de los procesos judiciales al formato digital, con la finalidad de brindar un mejor servicio a los justiciables.

Para fines de este año, el proyecto espera contar con un préstamo del Banco Mundial para iniciar el proceso de implementación a nivel nacional.