Exitoso relacionamiento comunitario con estatal Activos Mineros permite recuperación ambiental de La Oroya

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Después de casi un siglo de contaminación, oroínos asisten a paulatino reverdecimiento de la ciudad.

RCR, 14 de octubre de 2016.- La exitosa coordinación de la población de los barrios de La Oroya (provincia de Yauli, Junín) con la empresa estatal Activos Mineros S.A.C. (AMSAC) está permitiendo la recuperación ambiental de esta ciudad a través de la remediación de suelos, esto como parte del rol del Estado en la asignatura de responsabilidad social ambiental.

Al respecto, Enrique Puente, presidente del barrio Chanchamayo, en La Oroya Antigua, dijo a RCR, Red de Comunicación Regional, que ha sido importante el diálogo y la coordinación de las comunidades con la empresa estatal para la ejecución de proyectos de mejoramiento y remediación de suelos contaminados que permiten, después de muchos años, la mejora de la calidad de vida y salud de la población.

En el caso del barrio Chanchamayo –donde AMSAC trabaja desde hace casi cuatro años- destacó los trabajos de forestación que garantizan oxigeno de calidad con la consiguiente mejora en la salud y calidad de vida de los vecinos -niños, adultos y ancianos- que “están complacidos”.

Las obras en este barrio también incluyen la pavimentación de las calles (que anteriormente eran terrales), a la fecha está pavimentado el 85%, además se está remediando los suelos de la parte alta de Chanchamayo (que además de estar contaminada debido a las pasadas operaciones de la refinería) había sido convertida en una letrina por los pobladores.

Asimismo, en la zona colindante con la comunidad San Jerónimo de La Oroya, Activos Mineros va a reforestar aproximadamente dos hectáreas de terreno.

Estas obras se enmarcan en el proyecto de remediación de suelos contaminados a través del mejoramiento de laderas con tratamiento paisajístico y reforestación arbustiva en la parte superior de los barrios de Santa Rosa, San Francisco, San Luis, Comandante Faura y Chanchamayo, en La Oroya Antigua.

Comentó que durante toda su existencia ha vivido en el barrio Chanchamayo y recuerda que la ciudad siempre ha estado contaminada y sin vegetación, por ello la población apoya los proyectos de remediación de suelos y forestación emprendidos por la empresa estatal y espera que La Oroya nuevamente reverdezca.

Cabe indicar que como consecuencia de las operaciones del Complejo Metalúrgico de La Oroya (CMLO) desde 1922, los pobladores de las zonas urbana y rural de esta jurisdicción estaban expuestos a suelos contaminados con metales pesados (plomo, cadmio, etc.) cuya exposición es peligrosa para la salud.

La empresa estatal señala que la remediación de suelos reduce especialmente las concentraciones de plomo en la tierra, en el polvo y en el nivel de la sangre de los pobladores.

Respecto a los pasivos ambientales del CMLO, el dirigente barrial llamó la atención que, si se trabaja en conjunto para controlar la contaminación se puede convivir con la actividad minera tal como sucede en otros países.

En ese tenor, dijo que el marco del relacionamiento de la comunidad y las empresas para atender la agenda medio ambiental, estas últimas han comprendido que para desarrollarse deben considerar en primer lugar al ser humano.

AMSAC, desde 2010, ha invertido 34 millones de soles para la remediación ambiental de suelos en la zona urbana del distrito de La Oroya y, se dispone una inversión similar en la zona rural, trabajos que culminarán en el 2017.

Esta empresa estatal fue creada en julio del 2006 con el propósito de atender la cartera de pasivos ambientales mineros, que actualmente consigna casi nueve mil en todo el país, seleccionando los más importantes desde la perspectiva de las afectaciones a las poblaciones vecinas o que conviven con estos pasivos, como es el caso de los suelos contaminados en La Oroya.