EX MINISTRO PAREDES ELUDE RESPONSABILIDAD POR LINEA 2 DEL METRO DE LIMA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 06 de noviembre 2017.- El ex ministro Carlos Paredes defendió su actuación como ex titular de la cartera de Transportes y Comunicaciones y miembro del Consejo Directivo de ProInversión en el proceso de concesión de la Línea 2 del Metro de Lima, obra controvertida por el elevado monto de inversión requerido (US$5,658 millones), y debido a que finalmente se adjudicó al único postor que se presentó, el Consorcio  Nuevo Metro de Lima integrado por Cosapi S.A. (Perú), Impregilo S.p.A. (Italia), Iridium, Concesiones de Infraestructura S.A. (España), Vialia Sociedad Gestora de Concesiones de Infraestructura S.L. (España), Ansaldo Breda S.p.A. (Italia) y Ansaldo STS S.p.A (Italia).

Según se informó en ese entonces, varias de esas empresas atravesaban serios problemas económicos que posiblemente no les permitiría honrar sus compromisos.

Paredes contó en entrevista concedida a RCR que ante la Comisión Investigadora presidida por el Congresista Daniel Salaverry, destacó que “la Línea 2 constituye uno de los proyectos de infraestructura más importante de toda la vida republicana, al formar parte de la red de Metro de Lima, constituida  por 6 líneas  que van atravesar toda la ciudad”

CONTROVERSIAS

El ex ministro relató que el concurso para la Línea 2, que unirá Ate y el Callao, duró aproximadamente dos años,  y tres consorcios fueron los que finalmente calificaron y estuvieron aptos para presentar sus ofertas  económicas: Consorcio Metro de Lima Línea 2 (integrado por Odebrecht LatInvest Perú, Graña y Montero, Andrade Gutiérrez Perú y Queiroz Galvao Perú), Consorcio Metro Subterráneo de Lima (conformado por Astaldi y Controladora de Operaciones de CV) y Consorcio Nuevo Metro de Lima, quien finalmente ganó la buena pro.

Sin embargo, a una semana de la adjudicación, dos de ellas se retiraron porque hicieron solicitudes al margen de los estudios técnicos de ProInversión: Pidieron que se incrementara en mil millones de dólares el valor referencial del proyecto o que se permita que las ofertas se incrementen al 10% por encima del valor referencial,   propuestas que no fueron aceptadas.

Asimismo, solicitaron modificaciones técnicas del proyecto para abaratar costos y pudieran hacer otra oferta, cosa que tampoco fue aceptada por considerar que esas modificaciones atentaban contra la calidad del proyecto.

Ante estas negativas, ambos consorcios se retiraron del concurso, quedando solo uno quien finalmente se adjudicó la  buena pro. “Cabe indicar que la oferta económica del ganador la hace por debajo del precio de referencia y se genera un ahorro de US$ 170 millones”, señaló Paredes.

El ex ministro comentó que uno de los consorcios que estuvo presionando para que se eleve el precio de referencia o se redujeran las especificaciones técnicas  del proyecto, estaba liderado por la empresa Odebrecht.

Precisó que se desestimaron los pedidos porque se trató de velar por los intereses del estado, antes que por el de las empresas, apoyándose en los estudios técnicos que encargó ProInversión, “realizados por un consultora internacional con una experiencia mundial importante, que permitían validar y sustentar que el valor de referencia que se había asignado era el adecuado”.

LINEA LENTA

Las obras de este proyecto han generado polémica desde un inicio, pues a pesar de haber transcurrido más de tres años (se adjudicó en abril del 2014), el avance de la inversión solo llega alrededor del 15%, debido a una serie de factores como la demora de entrega de áreas de concesión, de los estudios definitivos de ingeniería y de las áreas correspondientes al Patio Taller, además que venció el plazo de entrega de las áreas de concesión. Asimismo, la Contraloría ha interpuesto una serie de observaciones.

Paredes señaló que los cuestionamientos al Metro de Lima, en su mayoría, están relacionados con la Línea 1, que ya está en operación y fue construida por Odebrecht. En relación a la Línea 2, dijo que está desvinculado del asunto y que “es usual que en este tipo de megaproyectos se presenten atrasos, que deben ser superados para que los más pronto posible entre en operación para beneficio de los peruanos, al incrementar su productividad y mejorar su calidad de vida”

RESPONSABILIDAD POLITICA

Sin embargo, como se informó en abril pasado, la Comisión Investigadora en los Procesos de Selección de la Concesión de Línea 2 del Metro de Lima, Gasoducto Sur Peruano, Contrato de Exportación de Gas de Camisea, y la Modernización de la Refinería de Talara, durante el gobierno de Ollanta Humala, habría encontrado irregularidades en esta Concesión, atribuyendo presunta responsabilidad política a cinco ministros de ese quinquenio: Luis Miguel Castilla, ex ministro de Economía; Carlos Paredes, ex ministro de Transportes; Jorge Merino, ex ministro de Energía y Minas; René Cornejo, ex ministro de Vivienda, y Milton Von Hesse, ex ministro de Agricultura, habrían infringido el artículo 76 de la Constitución.