En Vivo

ESPOSA E HIJO DE JUAN CARLOS BAZALAR PERTENECERÍAN A RED CRIMINAL DEDICADA A COBRAR POR CAMAS UCI

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente Diario Exitosa 

De acuerdo a la investigación, Aróstegui era quien cobraba las supuestas coimas a través de la cuenta bancaria de su hijo.

Esta madrugada, nueve trabajadores de la Red Almenara fueron intervenidos tras ser acusados de pertenecer a una presunta organización criminal denominada ‘Los Ángeles Negros’, que cobraba hasta 82 mil soles para otorgar camas UCI. Entre los implicados, se encuentran la esposa e hijo del exjugador, Juan Carlos Bazalar.

Las autoridades continúan allanando las viviendas que pertenecerían a integrantes de esta supuesta red delictiva. Conforme pasan las horas y avanza la investigación, nuevos datos salen a la luz.

Según corroboró Exitosa TV, la exvoleibolista Ana Cecilia Aróstegui y Sebastián Bazalar, esposa e hijo de Juan Carlos Bazalar respectivamente, aparecen en la plantilla de implicados en esta organización criminal.

De acuerdo a la investigación, Aróstegui era quien cobraba las supuestas coimas a través de la cuenta bancaria de su hijo.

Ambos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal. Luego, serán conducidos a la carceleta de la Dirección Anticorrupción de la Policía Nacional del Perú (PNP) a fin de cumplir la respectiva detención preliminar por 7 días.

Detalles
“A esta persona lo captan unos intermediarios desde fuera [del hospital] para que del puesto 20 [de espera de cama UCI] pueda pasar al puesto 1 y acceder de manera inmediata“, precisó el fiscal Reynaldo Abia.

“Aparentemente el pago o transacción se ha realizado. Esta persona no accedió a la cama UCI, pero sí a la cama UCE (Unidad de Cuidados Especiales)”, subrayó.

Operativo
Cabe recalcar que en dicha operación, se intervino al coordinador de la Red de Salud Almenara, Pedro Pino Gonzales, y a la tesorera de la ONG Donantes de Esperanza, Ana Aróstegui Girano. Los intervenidos permanecerán detenidos preliminarmente por siete días.

Las víctimas desesperadas por estabilizar a sus seres queridos, eran captados a través de estos sujetos por mensajes de texto. Así lo reveló la Fiscalía.