En Vivo

ES UNA FALACIA ACUSAR A LA MINERÍA DE SER AGENTE CONTAMINANTE DE CABECERAS DE CUENCA ACUÍFERAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Expresidente del Instituto Geológico, Minero del Perú (INGEMMET), Walter Casquino, manifestó también la necesidad de que coordinen sus actividades los dos grandes rubros de las actividades económico-productivas del país, como son la minería y la agricultura.

 RCR, 25 de junio 2019 .-  La acusación contra la minería de ser un supuesto agente contaminante de las cabeceras de cuenca acuíferas es, simplemente, una falacia, afirmó el expresidente del Instituto Geológico, Minero del Perú (INGEMMET), Walter Casquino.

“El agua es el primer gran mineral. Y como todo mineral tal, tiene que explorarse, desarrollarse y explotarse adecuadamente. (El tema de la contaminación minera de la cabecera de cuenca) es una falacia, así como está tratada. Cabecera podemos llamarla a las partes altas de la cuenca que, efectivamente, hay que cuidarlas. Y los mineros tenemos la obligación de cuidarla. Y tiene su parte positiva en cuanto es un medio de exploración para el agua subterránea”, subrayó.

Tras precisar que la actividad minera no contamina como se pretende hacer creer a la opinión pública, deploró que los detractores de esta actividad productiva pretendan utilizar el tema del cuidado de la cabecera de cuenca “a extremos de incomprensión poco tolerables”.

“La minería, en realidad, no contamina. La minería hace túneles, hace “chimeneas” verticales, hace piques verticales, etc. Y en su camino, en su devenir, en su desarrollo, encuentra agua. Y esta agua la tratamos de eliminar para seguir extrayendo los recursos minerales que nos interesa y tienen valor comercial. Pero el agua debería ser objeto de un tratamiento especial”, anotó.

Minería puede abastecer de agua doméstica y para la agricultura

En ese contexto, estimó que todas las minas deberían abastecer de agua doméstica y para la agricultura, para lo cual –anotó- “debería haber una conexión directa entre los mineros, los agricultores y el Instituto del Agua”.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Casquino manifestó también la necesidad de que coordinen sus actividades los dos grandes rubros de las actividades económico-productivas del país, como son la minería y la agricultura.

“La agricultura nos provee de los alimentos necesarios. Y la minería nos provee de las divisas necesarias para disfrutar de la tecnología extranjera que no tenemos. Todo lo tenemos que importar. Y eso es gracias a la minería, por la capacidad que tiene generar divisas, y porque el mundo necesita minerales, precisamente para hacer estos elementos”, apuntó.

El integrante del Comité Organizador del III Foro Internacional de Descentralización; Agua, Realidad, Perspectivas y Oportunidades en la Macro Región Sur informó igualmente de la realización de dicho evento, a desarrollarse los días jueves 27 y viernes 28 de junio, en el auditorio de la Universidad Tecnológica del Perú de Arequipa.

“En el Instituto Ciencias de la Tierra tenemos mucha preocupación por el cuidado y la planificación de la utilización de los recursos naturales. Entre esos recursos naturales, uno de los más relevantes es el agua. El otro, por supuesto, es el aire. Que son elementos vitales”, aseveró Casquino.

En ese sentido, cuestionó que nuestro país no se caracterice por prestar atención a la debida planificación de sus recursos naturales y que “solamente lo veamos con mucha actitud de gestión cuando ocurren los incendios o los desastres”.

“Pero la planificación para prever los problemas y las medidas de prevención, poco se hace realmente. El agua es un recurso infinito que no se va a acabar nunca, y no hay motivo para que se esté sufriendo en algunos lugares de nuestro territorio por falta de este vital elemento”, remarcó.

Necesidad de erigir un Instituto del Agua

El docente universitario advirtió igualmente sobre la inexistencia de un Instituto del Agua que se dedique de abordar la oferta y la demanda, presente y futura, de este líquido elemento.

“Existe tanta agua en la superficie como en el subsuelo, por ejemplo. Y la mayoría de países   tienen muy planificado la utilización de este recurso, poseen un mapa de agua subterránea existente en su territorio. Y nosotros no lo tenemos. Se hacen esfuerzos aislados, pero el sector publico brilla por su ausencia en la cobertura integral del tema. Y el sector privado hace lo suyo y trata d resolver sus problemas lo mejor que puede”, enfatizó.

El experto indicó que luego de resolver el tema de la oferta y la demanda de agua, nuestro país debe pensar en las obras de ingeniería por ejecutarse para aprovechar el agua superficial –mediante canales, tuberías, represas; mientras que, en el caso del agua subterránea, los bombeos adecuados.

Refirió que, al igual que en el resto del país, en la Macrorregión Sur sobra el agua, pero lo que falta es la planificación, ingeniería y entendimiento entre las personas, ya que –apuntó-  la demanda fundamental es la doméstica; luego la agrícola, que es importante para nuestra alimentación; y por último, la demanda industrial y, entre ella, la minera, “que es la menos se utiliza, pero es la que más se la ataca” por su uso.