En Vivo

ES IMPRESCINDIBLE APUNTALAR INTELIGENCIA Y REORIENTAR ESTRATEGIAS PARA DERROTAR A SL AFIRMA SOCIÓLOGO JULIO CONDORI

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 20 de noviembre 2017.– El gobierno y los partidos políticos están en la obligación de priorizar el desarrollo de sus planes y programas, apuntalando sus doctrinas y reorientando la estrategia política para enfrentar de una vez por todas y con decisión el peligro que representa el resurgimiento de sectores  violentistas y claramente terroristas, como el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), brazo político de Sendero Luminoso, afirma Julio Condori, sociólogo y analista político

Sostiene que para ello, es urgente iniciar acciones en todos los campos, que van desde la revisión de las currículas escolares, hasta la aplicación intensiva de actividades de inteligencia policial y militar para hacer seguimiento a los subversivos que están saliendo de las cárceles al cumplir sus condenas, así como para evitar la infiltración de estos elementos en las organizaciones de la sociedad civil.

“El Movadef es, en esencia, una fachada política del senderismo que obedece a la necesidad de utilizar el sistema electoral para lograr la libertad de Abimael Guzmán. Hay que recordar que el Movadef quiso legalizarse e inscribirse como partido político, pero fue rechazado  justamente porque en sus bases programáticas se definen como Marxistas, Leninistas, Maoístas y pensamiento Gonzalo. Es el mismo Sendero, pero que ya no utiliza pasamontañas y dinamita”, comentó Condori, coincidiendo en su análisis con la ONG Waynakuna.

A través de RCR, añadió que Sendero Luminoso, hoy Movadef, se encuentra en la fase de lucha política que significa que están en un proceso de restructuración partidaria ya que sus máximos dirigentes han sido encarcelados. Sin embargo, dijo,  muchos  ya están saliendo luego de haber cumplido  sus condenas lo que representa un peligro para la sociedad.

Sendero fue derrotado militarmente, pero no políticamente. Aquí los partidos políticos tienen una gran responsabilidad porque jamás se enfrentaron en combate ideológico, con los cabecillas de estos movimientos violentos.

Según fuentes del Ministerio del Interior, el objetivo de los líderes violentistas en la zona sur del país como Cusco, Puno, Madre de Dios y Arequipa, entre otras regiones, es político, a fin de lograr un posicionamiento con miras al proceso electoral municipal y regional del próximo año.

El analista comentó que uno de los graves problemas que se observan en el país, es que desde hace  años, el estado ha venido retrocediendo frente a la reorganización de SL, principalmente en Puno y otras zonas pobres del país.

“En este aspecto, uno de los elementos clave para enfrentar este problema es  desenmascararlos frente a nuestros niños y estudiantes, sincerando las currículas de primaria y secundaria, donde se habla de la década de 1980 al 2000 en términos muy tibios, señalando que hubo guerra interna, y que obedeció a un fenómeno político de ese entonces, etc.. Eso es falso. Se debe enseñar la verdad, que grupos terroristas como SL y el MRTA, cometieron crímenes de horror, cientos de ejecuciones, asesinatos en masa, coches bomba, etc.”, explicó.

Precisó que a la fecha muchos terroristas han cumplido sus condenas de 25 años en prisión,  como Maritza Garrido Lecca y Marta Huatay, quienes han salido, pero no han mostrado señales de arrepentimiento, continuando con el pensamiento de “guerra popular” y de” destruir el viejo estado para una nueva democracia”.

MEJOR INTELIGENCIA

En este aspecto, destacó la necesidad de apuntalar a los servicios de inteligencia en todo el país, porque es muy probable que estos elementos subversivos, al no estar arrepentidos, se traten de integrar otros partidos políticos u organizaciones sociales, como lo han hecho particularmente en el caso de la región Puno, infiltrándose en el magisterio.

“Por ejemplo, el que maneja la dirigencia del magisterio en esta región, no es Hugo Tito Rojas (secretario general del Sute–Puno)  sino el profesor Luis Callo Callata, investigado por el Ministerio del Interior por ser uno de los maestros que solicitaron su inscripción al Movadef. También es notoria la infiltración en las rondas campesinas, y en organizaciones que se dicen defensoras del medio ambiente, de la ecología, de la pureza del agua. En toda la región, nos hemos topado con esta gente disfrazada de medio ambientalistas”, indicó.

El analista resaltó también que, aparte del Movadef, los subversivos han formado el denominado Frente de Unidad de Defensa del Pueblo Peruano (FUDEPP), organización a la que trataron de inscribir como partido político el 2014, sin éxito.

“También han constituido una coordinadora internacional de solidaridad y por la libertad de los presos políticos del mundo, y se mantienen los autodenominados “abogados democráticos”, en el que militan Manuel Fajardo y Alfredo Crespo, que han purgado pena por  senderistas confesos”, acotó.

Ante todo este escenario, es tarea de las organizaciones democráticas y patrióticas combatir a estos elementos que tanto daño han hecho al país. “Además, también es responsabilidad de los dirigentes gremiales, sindicales, de barrios, urbanizaciones populares, organizaciones campesinas, etc., zanjar y desenmascarar a estos personajes, porque cuando se infiltran desprestigian a toda la organización en su conjunto y desvirtúan sus objetivos, tal como sucedió con el magisterio