ENTREVISTA AL ACUARELISTA FRANCISCO PANTIGOSO A PROPÓSITO DE SU ÚLTIMA MUESTRA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Hasta el 27 de julio de 2019 se presenta en la sala de arte del centro Cultural IMARPU (Jr. Soledad 489, Lince), la muestra pictórica “Impresión es en acuarela”, del renombrado artista plástico nacional Francisco Manuel Pantigoso Velloso da Silveira, en el horario de lunes a sábados de 10 a.m. a 7 p.m.

1.- ¿Cómo es que nace esa vocación  pictórica?

Es indudablemente un resultado genético… mis dos abuelos han sido destacadísimos pintores y la carga genética es impresionante. Con mi abuelo paterno, Manuel Domingo Pantigoso (Premio Nacional de Pintura 1990), he aprendido el arte de la acuarela, asistiendo a su taller y pintando directamente a la naturaleza, pues esta técnica tiene como primera Maestra el campo y sus luces. Si bien es cierto, esta técnica  se le asocia a la “pinturita escolar”, mi deber por respeto a ella es ponerla en el sitial que se merece.

2.- ¿Por qué la acuarela y no otra técnica?

La acuarela creo que se adapta a mi sensibilidad. Permite en una impronta, plasmar una vista, un sentir, una luz y sus sombras en un solo acto. Es una técnica sumamente difícil; más que el óleo o acrílico, donde se permite corregir en el lienzo.

La acuarela, en cambio, no permite correcciones, y si manchas el papel será motivo de empezar otra nueva obra. La acuarela determina que el artista tenga que dominar el agua, casi “domarla” cargada con los pigmentos de color, jugando con los accidentes controlados o los espacios reservados para la luz. Dicha luz es el mismo fondo del papel, debiendo usarse las formas de pintar húmedo sobre húmedo o húmedo sobre seco.

3.- ¿Cómo concilia sus tiempos de abogado tributarista con la pintura?. ¿No son actividades disímiles?. ¿Con qué tiempo pinta?

Siempre me preguntan ello. A ver; creo que existe mucho de prejuicio respecto a una actividad frente a otra.

El ser humano debe buscar la actitud integradora. Le puedo asegurar que en la abogacía hay mucho de arte cuando se analiza un caso, se interpreta, o se enseña el derecho (soy catedrático por 25 años en la Universidad del Pacífico y doy fé de ello). En el arte, hay mucho también de abogacía, desde que se estructura una obra, se le da una lógica conductual. Uno no pinta bajo una luz divina o un rayo de inspiración proveniente del cielo; hay mucho de análisis y muy terrenal, de lógicas internas, y allí la esencia es el derecho que apoya en ello.

Y respecto del tiempo; yo soy muy ordenado en ello, y si a uno le gusta algo pues encuentra tiempo para todo y más… es organizarse, ponerse metas y adelante!.

4.- ¿Qué se presenta en esta muestra en IMARPU?

Son 30 acuarelas sobre temas marinos y citadinos, en formato A3. Se pretende buscar la insinuación de formas, lo diáfano, siempre respetando los cánones de transparencias y luminosidades.

Barcos, veleros, playas, cocinas, callejas, etc. son las perfectas excusas para acuarelear.

5.- ¿Nuevos proyectos?

Siempre; vendrán exposiciones en algunos clubes entre este año y el siguiente. Además estoy preparando una muestra para presentarla en un país sudamericano. En Brasil me conocen muy bien; soy Premio Oro en acuarela en Río de Janeiro. Además sigo pintando varios encargos de coleccionistas amantes del arte de la acuarela.

Considero que el arte es un  don que nos acerca a lo divino y nos permite encontrarnos con nuestras esencias; yo agradezco a mis ancestros que me impulsaron a este camino, a mis entrañables padres especialmente por su apoyo. Solo con constancia y mucho trabajo podremos ser mejores cada día. Nunca cesar, ni en las peores adversidades. El arte libera al ser humano de sus ataduras.