/* */

En Vivo

EN CAJAMARCA DEMANDAN ESTABLECER METAS PRESUPUESTALES PARA ERRADICAR VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 02 de Noviembre 2020 .- Cristina Chambizea, consejera ante el Gobierno Regional de Cajamarca, demandó al gobierno central establecer metas presupuestales e incentivos a los gobiernos regionales y locales para solucionar el problema de la violencia contras las mujeres. Señaló que ha propuesto la construcción de albergues temporales para mujeres víctimas de violencia en las localidades de mayor incidencia de casos como Chota, Jaén y Santa Cruz.

“En el 2018 hemos tenido el 71.1% y en el 2019 estamos en 73.6%. De 100 mujeres maltratadas solo 23 buscan ayuda. En las zonas rurales solo se tienen el registro de ocurrencias de las rondas o de algunos casos que van a la Demuna, pero no prosperan, porque las mujeres regresan con sus agresores. Los congresistas que aprueban el presupuesto anual deberían poner metas obligatorias para los gobiernos regionales y locales. Por ejemplo, brindar incentivos presupuestales para los gobiernos que tengan la data real de los casos que hay en las provincias”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Enfatizó que “este lunes estamos presentando una propuesta para que se priorice la construcción de albergues temporales en la región Cajamarca”. “Las zonas en las cuales, según nos informa la gerencia de Desarrollo Social, tenemos mayores casos de incidencia de violencia son Chota, Jaén, Santa Cruz”, precisó

“Lamentablemente Cajamarca tiene dos casos atroces de feminicidio, muy sonados a nivel nacional. Por eso he lanzado una propuesta concreta al Congreso, pero tiene que escuchar también por el MEF. Los albergues no solo son para mitigar el problema, sino que nos sirva para romper el círculo de la violencia, que se traslada de padres a hijos”, manifestó.

Programas con inclusión de mujeres

Chambizea precisó que las edades de las 63 mujeres, registradas en Cajamarca como víctimas de violencia, oscilan entre los 15 y 49 años. En esas edades se da la recurrencia de estos hechos. Debe haber una política más integral. Por ejemplo, se debe partir por diseñar programas sociales que incluyan por igual a hombres y mujeres. Ahora vemos que en el programa Trabaja Perú se considera en el tema de la mano de obra no calificada a los hombres, pero las mujeres también pueden participar y aportar, anotó.

“Teníamos 63 caso de violencia contra la mujer registradas en Cajamarca, pero con el número de ocurrencias puesto en conocimiento de la Policía Nacional y de las rondas esta cifra se incrementa, pero lamentablemente esa información no pasa a la data y estadística general. Las mujeres violentadas hacen la denuncia, pero luego se arrepienten y regresan a casa con sus agresores”, puntualizó.

Comentó que en esta pandemia las casas refugio temporales que se gestionaron con apoyo de la empresa privada, tuvieron que ser utilizadas para ayudar a los caminantes que retornaban a sus lugares de origen. Esto ocurrió de marzo a mayo de este año, hasta que se empezaron a abrir las vías regionales, subrayó.

“En ese lapso no hubo refugios temporales para las personas que estaban en estado de vulnerabilidad. Ahora la casa refugio de Cajamarca, han implementado sus protocolos de bioseguridad, porque no solo van las mujeres afectadas, también van los niños. Lamentablemente las víctimas no están denunciando, porque tienen que regresar a sus casas a vivir con sus agresores. Ese es el problema que tenemos”, puntualizó.

Aseveró que “el Ministerio de la Mujer nos ha dado capacitaciones y lo que se requiere es el concurso del gobierno local, pero a su vez del gobierno regional a través del eje que se tiene de la lucha contra violencia de la mujer y la trata de personas”, dijo. “Las casas refugio, como nos dijeron en el Ministerio de la Mujer, son un mecanismo para apagar el incendio, solo es una parte nada más. Lo que se tiene que hacer es una intervención integral. Es un tema multisectorial”, remarcó.