En Vivo

EL TURISMO EN EL CUSCO NO EXISTE POR MEDIDAS EQUIVOCADAS  PARA CONTROLAR LA PANDEMIA Y REACTIVAR LA ECONOMÍA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 10 de septiembre de 2020.- Carlos Milla, presidente de la Cámara Regional de Turismo (Caretur) de Cusco, sostuvo que el turismo en la Ciudad Imperial ya no existe, debido a que el Gobierno ha tomado medidas equivocadas para controlar la pandemia y reactivar la economía. Señaló que salud y economía tendrían que ir reactivándose juntos de manera inteligente y planificada.

“El turismo ya no existe y no va a existir por algunos meses más y empezará muy tímidamente. Las primeras reservas están para abril del próximo año y equivalen a menos de un 15% de las cifras históricas. Seamos claros, el turismo en Cusco no existe, la gente está viviendo de otra cosa, de sus ahorros, de los préstamos, de vender sus activos y de reinventarse”, dijo.

“Todo está atomizado y cada uno está buscando sus propias soluciones, desde el guía que ahora reparte comida, hasta el empleado de agencia que está visitando a los abuelos en la chacra, etcétera, sin ninguna perspectiva”, indicó a través de Red de Comunicación Regional (RCR). Señaló que “el gobierno está abrumado por los malos resultados”. “Somos el campeón mundial en muertos y somos el campeón mundial en caída de la económica. Y eso es una mala aplicación de las medidas restrictivas y por otro lado esta vuelta a la actividad económica nos ha traído problemas por la falta de control”, manifestó.

“Estamos a tiempo de mirar el asunto de manera integral. Es verdad que sectorialmente todos los ministros tienen su opinión, pero pesan más las opiniones restrictivas de salud y no se pone en la balanza lo económico. No existe la dicotomía salud y economía. Salud y economía tendrían que ir reactivándose juntos de manera inteligente y planificada”, dijo.

Aseveró que “las medidas de reactivación y de restricción sanitaria nos están poniendo en un escenario bien complicado”. “Sobre las medidas de reactivación, es cierto que las medidas fueron teóricamente bien planteadas. El Reactiva 1, el Reactiva 2, el FAE-Turismo, el FAE-Pyme, etcétera, pero al momento de su aplicación se han tenido un montón de trabas que no han permitido el efecto reactivador. La primera traba fue un escándalo mediático que obligó a la Contraloría y a Cofide a paralizar la aprobación de los fideicomisos”, precisó.

“Un segundo problema es el diseño del modelo, lamentablemente es que desde el Estado hemos dividido como con un cuchillo la formalidad y la informalidad, pero la economía peruana tiene una estrecha vinculación con la informalidad. Muchas empresas formales tienen que comprar servicios no formales. Por ejemplo, un restaurante formal tiene que comprar en los mercados informales. Ahí hemos excluido a los informales y eso está mal”, afirmó.

Reactivación va a durar mucho más

Milla expresó que “ahora tenemos la convicción de que el tema de la reactivación va a durar mucho más de lo previsto”. “Tenemos un horizonte temporal incierto y estas ayudas no van a alcanzar. Por otro lado, ya han sido excluidos los profesionales que facturan con recibos por honorarios profesionales. En economía y en salud somos los últimos en el mundo, porque hemos tenido una mala política. Una política que no ha sido el control inteligente de los aislamientos y que ha sido una cuarentena a raja tabla”, anotó.

“Tenemos activos importantes que están incólumes que son el atractivo  turístico, tenemos una infraestructura que no está ocupada, que nos permite pensar que se puede reactivar. Lo que está en punto cero es la demanda y eso no depende de nosotros, dependerá de otros factores, de la vacuna, es incierto”, apuntó.

Subrayó que “la vuelta de los vuelos internacionales es una absoluta necesidad y no por el turismo, porque quienes van a venir no son turistas, quienes van a venir son personas que tienen urgencia de desplazarse por otros motivos”. “Todavía hay muchos peruanos varados en el exterior, todavía hay gente que puede viajar para activar otros sectores de la economía, todavía hay un mercado que necesita ver a sus parientes. En Perú existen pocas ciudades que están con cielos abiertos. Cusco está cerrado y necesitamos vuelos. Tenemos los charter de trabajadores de minas, pero necesitamos más con protocolos que permitan algunas seguridades sanitarias”, dijo.