En Vivo

EL PRESIDENTE MARTÍN VIZCARRA TIENE GABINETE MINISTERIAL MEDIOCRE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Omar Chehade, candidato por Lima al Congreso de Alianza Para El Progreso (APP) con el N°1, afirma que el mandatario carece de liderazgo.

RCR, 07 de diciembre de 2019.- El presidente Martín Vizcarra tiene un gabinete ministerial mediocre y a la mayoría de los ministros les queda ancha la camiseta, señaló Omar Chehade, candidato por Lima al Congreso de Alianza Para El Progreso (APP) con el N°1. También dijo que el jefe de Estado ha demostrado que le falta liderazgo al no ser claro y firme sobre la renuncia del exministro de Cultura Francesco Petrozzi por el despido del periodista Hugo Coya.

“El hecho de tener normalmente un gabinete mediocre deja mucho que desear. El presidente, para no ser opacado, tiene gente de tercer nivel, y a la mayor parte de ministros les queda ancha la camiseta. El exministro Francesco Petrozzi renunció a una bancada y se fue a otra distinta, perdió identidad y luego que llega al gabinete ministerial empieza a cometer errores y le queda ancha la camiseta de ministro de Cultura, porque además no tiene manejo político como no tienen manejo político la gran mayoría de ministros. Era previsible esto, porque la forma como sacó a Coya dejó mucho que desear”, subrayó a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Sin embargo, mencionó que “desde otra óptica pocas veces veo en el Perú que un ministro, por tomar una decisión acertada o errada, sea defenestrado al día siguiente. En otros países los ministros toman decisiones y se mantienen tres o cuatro años. En el Perú por el hecho de tomar una decisión respecto a un funcionario de menor jerarquía se arma todo un desbarajuste y por eso obligan a renunciar a un ministro. O sea, ya los ministros no tienen no tienen autonomía para sacar de alguna manera a determinadas personas. Esto pasa en el Perú porque falta liderazgo en el presidente de la República”.

De otro lado, saludó que el presidente Vizcarra se allane a todas las investigaciones. “Sin embargo, debemos señalar que es bastante raro que el presidente de la República, incluso ya cuando era ministro de Transportes, haya tenido una serie de denuncias que no han sido de alguna manera bien explicadas. Al presidente Vizcarra se le ha visto comprometido desde el caso Chincheros. Lo sorprendente del caso es que en ese momento la viceministra era Fiorella Molinelli y no dio las explicaciones del caso”.

“Y cuando Vizcarra asume la presidencia de la República lo raro del caso es que Molinelli es premiada por su antiguo jefe Vizcarra y es designada como presidenta de Essalud. No vaya a ser que esto se considere un chantaje: a mí no me votas y me recolocas en una función importante el Estado bien remunerada como presidente de Essalud porque si no yo hablo yo canto’. Eso puede suceder”, agregó.

Añadió que “el caso de Elmer Trujillo también fue extraño, porque entiendo que fue ministro, dejó de ser ministro y luego regresó y huele como a chantaje al que habría cedido aparentemente el presidente de la República tanto en el caso de Trujillo como en el de Molinelli. En todo caso, esto no solamente queda ahí, queda la empresa que supuestamente él manejaba proveyéndole de insumos a Odebrecht en su debida oportunidad, y que él dice que lo manejaba su hermano y su hermano no declaró a pesar de estar citado en el Congreso y todo esto apesta a pescado podrido”.

“Por eso es que nosotros planteamos hacer una reforma política proponiendo el juicio de residencia como proyecto de ley para que todo presidente saliente haga un balance de sus funciones con el fin de demostrar que no se ha enriquecido durante su mandato. En el Perú existía esa figura durante el virreinato. El virrey no podía regresar a España sin hacer un balance sus funciones. Lo mismo tiene que hacerse con los presidentes salientes,  para que no pase como lo de Toledo, García, Humala y Fujimori”, remarcó.

Rebaja de sueldos a congresistas

Chehade aseguró que “como bancada queremos que haya una reestructuración de los sueldos de la administración pública. Así como se quiere rebajar el sueldo a los congresistas con mayor razón se debería bajar el sueldo a los ministros que ganan el doble que los congresistas. Un congresista gana aproximadamente 16 mil soles mensuales, pero un ministro gana 30 mil soles mensuales, un miembro del Tribunal Constitucional gana 40 mil soles, el presidente del BCR gana como 60 mil soles. Y nadie dice nada por los sueldos de estos funcionarios que ganan mucho más del doble y del triple que el presidente de la República”.

“Lo que pasa es que en la Constitución hay una jerarquía, donde primero está el presidente de la república que debe ser el gane más, luego está el congresista y de ahí para abajo están los ministros, los viceministro y los miembros del TC, los miembros de la Corte Suprema, etcétera, pero todo está mal hecho. Lamentablemente quien metió la pata en esto fue el expresidente finado Alan García que por un tema populista empezó a recortar sueldos a unos sí y a otros no y empezó a degenerar el sistema de sueldos de la administración pública”, dijo.

En ese sentido, insistió en que “debe reestructurarse todos los sueldos de la administración pública porque hay sueldos de funcionarios públicos de menor escala que ganan dos o tres veces más que un congresista. ¿En qué país un viceministro gana más que el presidente de la República? Aquí el viceministro gana más que el presidente República. El presidente gana 16 mil soles y el viceministro gana 23 mil soles”.

“Lo que vamos a hacer que se reestructure, a través del Ministerio de Economía y Finanzas, todos los sueldos de la administración pública de arriba para abajo para minimizar costos, pero no hay que agarrar como piñata al Congreso cuando hay otros funcionarios que tienen peor rabo de paja como ministros, viceministro, miembros del TC, miembros del BCR. El presidente del BCR, Julio Velarde, quien es un buen técnico gana alrededor de los 60 mil soles. Habría que preguntar cuánto gana el contralor, cuánto gana el defensor del pueblo, dos o tres veces más que un congresista y nadie dice nada”, prometió.

También afirmó que “si llegamos al Congreso vamos a exigir al poder Ejecutivo mejores sueldos para la policía. Hasta hace poco existía el famoso de uno por uno, es decir 24 horas trabajadas y 24 horas de licencia para que la Policía se dedique a otras actividades. El gobierno de Humala eliminó el 24 por 24, pero lamentablemente cuando se unifica este criterio de eliminar el 24 por 24 y subir el sueldo, lo que se hace es subir el sueldo a través de un bono y no directamente el básico. Esa bonificación adicional debe ir al básico y no un bono que además no es reembolsable y no va a los retirados y solo a los que están en actividad y por lo tanto se convierte en un engaña muchachos”.

Asimismo planteó “la eliminación parcial de la inmunidad parlamentaria en un 90%, pues no se debería eliminar la inmunidad parlamentaria temporal para los casos de los miembros de la Comisión de Fiscalización, porque investigan a ministros, jueces, fiscales, alcaldes, gobernadores, regidores y funcionarios. Si no tienen inmunidad parlamentaria en ese momento es fácil que el investigado corrupto le interponga una denuncia falsa para bloquear las investigaciones”.

Consideró además que “hay un choque de poderes entre el TC y Poder judicial. El tribunal desde hace muchos años cree ser más que el poder judicial y que la Corte Suprema. Las sentencias del TC son sentencias políticas, porque cómo explicar que la vista de la causa de Keiko Fujimori se ha adelantado, pero para el ciudadano de a pie sigue esperando las calendas griegas”. Expresó su indignación por “el desparpajo del hasta ahora presidente del TC, Ernesto Blume, que dijo que como el caso Keiko es un caso emblemático iban a adelantar la vista de la causa, la justicia debe ser igual para todos. Si esto es así quiere decir que hay un tratamiento desigual contrario a la ley”.

“Los miembros del TC son nombrados por el congreso unicameral cesado y la propia Constitución establece que se debe elegir de acuerdo al número de bancadas y por cantidad de miembros de bancada, por lo tanto se realiza el famoso cuoteo. Cuando las bancadas ponen a sus propios miembros del TC hay una retribución cuando los jefes o miembros de las bancadas tienen problemas”, explicó.

Expresó que “si existe el Senado de la república debería elegir al TC, porque el Senado es un ente reflexivo y académico donde van los mejores. Cuando existía el Senado elegían a gente de primer nivel y no se dejaban guiar por temas políticos. Si no hay Senado había que tener una forma mixta, en que el Congreso y otro organismo puedan elegir a los miembros del TC”.

Comentó también que si “el doctor José Domingo Pérez, que está siendo una buena gestión como fiscal, debería controlarse porque no está en una campaña política y debería respetar guste o no la decisión del TC. Esto demuestra parcialidad y además a veces también es cierto que las prisiones preventivas que muchas veces son justas a veces se degeneran y se convierte en la regla en vez de ser una excepción. Ese es un tema que la Fiscal de la Nación tendrá que conversar con los fiscales, porque si el teniente no es respetado que puede pasar con el resto de la Infantería”.

Ver entrevista…