EL GOBIERNO NO HACE NINGÚN ESFUERZO PARA ATRAER LA INVERSION PUBLICA Y PRIVADA ACTUALMENTE PARALIZADAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Exdirector del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), Carlos Anderson, calificó también de una “desgracia” que, en el Perú, se rechacen las políticas de largo plazo.

RCR, 18 de junio 2019 .- El gobierno tiene que “comprarse el pleito” de resolver el problema del crecimiento de inversión pública y privada, si quiere volver a crecer a las tasas altas que requiere para impulsar el crecimiento y empleo en el país, afirmó el exdirector del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN), Carlos Anderson.

”El gobierno debe de tomar conciencia de la urgencia de volver a crecer a tasas altas y sostenidas. Y eso es posible, por supuesto, pero eso requiere también decisión. Requiere que el gobierno tome el toro por las astas y resuelve el problema de la inversión pública y privada, que están paralizadas. Entonces, tienen que comprarse ese pleito y no contentarse con (el favorecimiento de) las grandes cifras de la macroeconomía”, subrayó.

En ese contexto, deploró que el Perú no ha hecho ningún esfuerzo por atraer la inversión extranjera, como tampoco “se la ha jugado” por los proyectos importantes en cartera y que actualmente están paralizados.

“Me preocupa un poco la falta del sentido de urgencia. El hecho de que una economía, como la  peruana, deje de crecer 1 ó 2 puntos no es una cosa pequeña. Recordemos que cada punto del PBI significa US$ 2 000 000 (dos mil millones de dólares), una cantidad muy importante que puede servir para resolver muchos de los problemas que tiene del país”, puntualizó.

El economista insistió en que el Poder Ejecutivo le ha dado prioridad esencial al tema de las reformas políticas. “Me parece que ha dejado demasiado activo el piloto automático. Y ese piloto automático se ajusta a las condiciones externas y éstas –después de mucho tiempo-  dejan de ser tan favorables para el Perú”, sostuvo.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Anderson calificó también de una “desgracia” que, en el Perú, se rechacen las políticas de largo plazo.

“A los políticos no les interesa el largo plazo. Porque ellos viven del día a día. Porque incluso en los momentos en que hay un crecimiento alto, en el corto plazo, uno se pregunta: ¿y ese crecimiento adónde me conduce? ¿Va a cambiar de manera sustantiva la naturaleza de la economía peruana? ¿Vamos a dejar de ser un país primario exportador para convertirnos en un país que produce manufacturas de alto valor? No lo sabemos. Porque no hay un Norte”, enfatizó.

En ese contexto, expresó que mientras el presidente del República, el primer ministro y los demás ministros, vean al CEPLAN y a quienes piensen en el largo plazo, como ciudadanos de segunda categoría que ni siquiera tienen voz en el Consejo de Ministros, “seguiremos teniendo las políticas de corto plazo que están divorciadas cualquier visión de largo plazo”.

En todo caso, consideró que se tiende a exagerar sobre la supuesta mutua afectación entre la economía y la política, al indicar que tanto una como la otra han caminado muy mal, pero siempre por canales separados y sin hubiese interacción entre ambas.

“Durante muchos años se habló de que había un divorcio entre la economía la política. La política iba por su lado, con sus crisis constantes, en los últimos 25 años. Y la economía iba por su propio camino: creciendo sin ningún problema. Lo que pasa es que ni uno ni otro han caminado muy bien y lo que pasa es que hoy en día están mezclados. Y cuando los agentes económicos ven eso se comienzan a espantar. Y los consumidores dicen: mejor empiezo a ahorrar y no consumo tanto. Y la gente que produce dice: para qué voy a producir si no va a haber tanto consumo. Y empezamos un círculo vicioso que, realmente, no es bueno para la economía nacional”, remarcó.

Escuchar Entrevista