En Vivo

EL ESTADO ES UN MONSTRUO INEFICIENTE QUE IMPIDE MEJORA DEL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO EN CUSCO, APURÍMAC Y PUNO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 03 de julio de 2022.- Fausto Salinas, socio de Estudio Salinas y Tamayo abogados-expresidente de la Cámara de Comercio del Cusco, sostuvo que el Estado es un monstruo ineficiente que impide la mejora del Índice de Desarrollo Humano (IDH) en regiones mineras como Cusco, Apurímac y Puno. Precisó que el otro factor negativo son los gobiernos regionales de izquierda, que generalmente son corruptos e incapaces de gestionar los recursos del canon minero.

“En el diseño del modelo institucional de la minería, tenemos un agente ineficiente que es el Estado, nacional, regional y local, que no genera IDH. No estamos en el escenario de la minería canadiense o la minería norteamericana, donde el dueño de la tierra es dueño del subsuelo y del recurso natural y puede negociar con la gran compañía petrolera la explotación y hace el retorno de la renta extractiva a su región”, dijo en el Jueves Minero “Índice de desarrollo humano en Apurímac, Cusco y Puno. Historia y perspectivas”, organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP). 

Señaló que en el Perú tenemos que pasar por lo que Octavio Paz llamaba el gran ogro filantrópico, esa burocracia gigante, que Humala aumentó en 300 mil empleados y Kuczynski en 180 mil, pero que sigue creciendo y que asfixia y devora todos los recursos mineros. “El comunero de Challhuahuacho dice que su IDH es bajísimo, pero habría que decirle que el problema no es el diseño, sino en el Estado. Ese es el problema”, indicó.

“Si a eso le agregamos los actores políticos que le han tocado a las regiones con mayor ingreso minero. En el 2012 el PBI del Cusco, su crecimiento era superado por el PBI de la China. El PBI del Cusco y su crecimiento económico de la mano de 30 años de gobierno de izquierda nos lleva a cuatro presidentes regionales presos, alcaldes presos y un escenario de corrupción en el cual no hay forma de que el crecimiento económico, los ingresos de la minería, el abultado aporte del canon de Camisea se convierta en escuelas y oportunidades”, afirmó.

Precisó, asimismo, que, en diversas provincias del sur, por ejemplo, como Acomayo, Paucartambo, Canas y Paruro, tienen los índices de desarrollo humano más bajo, debido a que son las regiones, que solo viven de la agricultura de subsistencia, y donde no hay ni turismo, ni actividad minera.

“El índice de desarrollo humano, que es un esfuerzo estadístico de las Naciones Unidas desde los 90 nos permite ver, por ejemplo, que el Perú ha tenido un crecimiento del 60.2% del índice de desarrollo humano en las últimas décadas”, apuntó.

Declaró que los indicadores de crecimiento económico no son suficientes para entender el desarrollo de un país, pero consideró que no hay posibilidad de entender el desarrollo de los países, de las regiones y de los distritos, sin el crecimiento económico y la prosperidad económica y la existencia de ingresos.

Enfatizó que el crecimiento económico del país va de la mano con la evolución del IDH. “Vemos que hay regiones mineras con índices altos, medianos y bajos. El problema no es del crecimiento económico, que nos ha permitido salir del sótano hasta el 2021. El crecimiento económico con un modelo de minería, de desarrollo, de crecimiento, de Estado de derecho, empieza a permitir que sea posible la mejora del IDH. El crecimiento económico es una condición necesaria, pero no suficiente, para generar el desarrollo económico”, aclaró.