EL CONGRESO NO DEBE PRECIPITARSE EN DAR LEYES IMPORTANTES SIN REFLEXIÓN, CONSENSO Y SUSTENTO TÉCNICO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

 Nota de prensa

El sector empresarial e industrial privado del país, así como sus gremios y empresas asociadas, representantes de la pequeña, mediana y gran empresa, expresamos nuestra profunda preocupación por la creciente inestabilidad política y clima de incertidumbre para la inversión y crecimiento en el país, y alertamos a la ciudadanía que la devastación económica que enfrentamos, producto de la pandemia por Covid 19, podría agravarse más si el Congreso de la República continúa aprobando leyes importantes para el país, de manera apurada e irreflexiva, sin considerar argumentos y sustentos técnicos.

 Urge que el Poder Ejecutivo, asuma un mayor liderazgo en la defensa de la gobernabilidad del país. Si bien son pocos los meses que tiene para enfrentar el gran reto encargado, se convierte en tiempo suficiente para que medidas irreflexivas y antitécnicas, socaven el futuro de todos los ciudadanos.

Lo contrario, significaría poner en juego el futuro del país, y la dificultad de poder recuperar el crecimiento económico pre-Covid, y pasar a ser nuevamente una de las macroeconomías más sólidas de América Latina, de atraer inversiones nacionales y extranjeras, y recuperar así la golpeada economía familiar.

Por ello, invocamos al Congreso de la República a actuar con la prudencia que su responsabilidad demanda, a buscar consensos, a escuchar las distintas posiciones técnicas y jurídicas sobre las propuestas legislativas; que se convoque a especialistas antes de tomar decisiones que en lugar de solucionar los problemas nacionales, terminen dañando el presupuesto público, afectando el grado de confianza y estabilidad jurídica para las inversiones, generando inestabilidad y se conviertan en acciones de retroceso para el desarrollo de nuestro país; y al Poder Ejecutivo, con todo respeto, a tomar participación activa en la solución de los conflictos que afectan los intereses de todos los peruanos.

 Si trabajamos todos unidos con el mismo horizonte de alcanzar el bien común, será posible convertir en oportunidades los desafíos creados por la pandemia para encontrar así alternativas justas y dignas para los trabajadores y las empresas, que nos permita brindar bienestar y una mejor calidad de vida para las familias peruanas