En Vivo

EL 60% DE LA POBLACIÓN AFROPERUANA SIGUE SIENDO DISCRIMINADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Exitosa 

En el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial recordamos algunas cifras sobre este problema social.

En el Perú, la discriminación racial sigue siendo un problema público que afecta nuestra diversidad cultural. La Ministra de Cultura, Ulla Holmquist explicó que dicho problema afecta el “ejercicio de los derechos fundamentales de las personas”.

Según las últimas cifras de la entidad, el 60 % de afroperuanos sufre algún tipo de discriminación a causa de su color de piel, rasgos físicos o asociación a la delincuencia. En el caso de la población indígena, el 57%  de peruanos percibe discriminación por su forma de hablar.

En general, el 53% de peruanos considera al país como racista y solo el 8% admite que lo es. Estas cifras, que fueron calculadas en el 2018, señala el ministerio, han fortalecido los mecanismos de sanción para pueblos indígenas u originarios andinos.

Como se recuerda, en el último enero, el Poder Ejecutivo presentó al Congreso un Proyecto de Ley para prevenir, eliminar y sancionar al racismo y discriminación racial.

“Desde el Ministerio de Cultura, estamos comprometidos con realizar todos los esfuerzos para garantizar el acceso de la ciudadanía a servicios públicos con pertinencia cultural y libres de discriminación racial, atendiendo las necesidades particulares de cada población”, explicó la titular para Andina.

¿Por qué se conmemora este día?

Desde 1966, las Naciones Unidas conmemora el 21 de marzo como el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial por la muerte de 69 personas a manos de la policía en una manifestación pacífica en Sudáfrica.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, señaló para CNN que el racismo sigue siendo excluido de los libros de historia, sin embargo aumenta en todos los aspectos. “La discriminación racial sigue sin estar recluida en los libros de historia. Esta forma despiadada de exclusión e intolerancia se sigue manifestando en ámbitos como los terrenos deportivos, los medios de comunicación, las calles, los lugares de trabajo e incluso en los pasillos del poder”, señaló.