En Vivo

DISOLUCIÓN DEL CONGRESO FUE VÁLVULA DE ESCAPE QUE IMPIDIÓ ESTALLIDO SOCIAL EN EL PERÚ

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Analista en política Internacional, Miguel Ángel Rodríguez Mckay, manifestó también que el denominado Foro del Sao Paulo, se ha convertido en el escenario intelectual y ejecutivo de los subversivos de la paz en la región sudamericana, y en una entidad apologética del desorden y la desestabilización continental.     

RCR, 25 octubre 2019 .-  La disolución constitucional del Congreso ha sido la válvula de escape que ha impedido el hartazgo ciudadano y el estallido social en el Perú, tal y como acaba de acontecer en los países vecinos sudamericanos, Ecuador, Chile y Bolivia, Ecuador, afirmó el analista en política Internacional, Miguel Ángel Rodríguez Mckay.

“A diferencia de Bolivia, Chile y Ecuador, donde el hartazgo es contra el Ejecutivo y se levantan contra el poder gubernamental, en el Perú también hay hartazgo, sólo que está contenido. El presidente (Martín) Vizcarra lo ha contenido, al disolver el Congreso. La gente estaba harta del Congreso… Sí, señor, esa es la pura realidad. Y no debemos echarnos tierra a los ojos. En el Perú, eso es lo que está pasando”, subrayó.

En ese contexto, advirtió que si el Tribunal Constitucional desestimase la validez legal de la disolución del Legislativo peruano, dijo que no poder garantizar lo que le podría suceder a los miembros de este organismo de control de la constitucionalidad, en términos políticos, “porque el hartazgo va a ser contra una expresión que no corresponderá a la voluntad popular de la mayoría de peruanos”.

“Por alguna razón, la disolución del Congreso ha tenido el 83 por ciento de aprobación. Eso significa que volver al estado anterior puede ser una evidente causal que pueda generar el hartazgo y la explosión social en el Perú que, por supuesto, nadie quiere”, puntualizó.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Rodríguez manifestó también que el denominado Foro del Sao Paulo, se ha convertido en el escenario intelectual y ejecutivo de los subversivos de la paz en la región sudamericana, y en una entidad apologética del desorden y la desestabilización continental.

“Es una paradoja y una ironía que loe promotores del hartazgo (ciudadano) acumulado, ha sido los que decidieron políticas populistas y asistencialistas como el chavismo, el lulismo, el correísmo, etc. Y que hoy, obviamente, quieren aparecer como los abanderados de un proceso que podría hacer correcciones en la región, cuando ellos han sido los verdaderos responsable de lo que está pasándole a la región. Y por eso es que ellos azuzan y promueven las desestabilizaciones casi sintomáticas que estamos viendo, en países que han sido contestatarios a esa visión populista”, enfatizó.

Insistió en que dichas corrientes izquierdistas radicales latinoamericanas chavistas, lulistas, correístas, son las ”perfectas propagadoras” de la desestabilización de las naciones sudamericanas “y tienen un libreto construido por los ajustes económicos que los pueblos no están dispuestos a asumir y la corrupción que viene padeciendo América Latina”.

Régímen de Evo Morales se ha convertido en una dictadura en Bolivia

El experto en Derecho Internacional señaló igualmente el régimen de Evo Morales, actualmente en el poder en Bolivia, acaba de convertirse en una dictadura, tras la imposición de una fraudulenta re-reelección de dicho gobernante, en los recientes comicios generales realizados en ese país.

“Evo Morales tenía pensado continuar, no dejar el poder. En él nunca ha habido un ánimo para crear las condiciones de una verdadera alternancia. El Tribunal Supremo Electoral ha terminado por confirmarse como una institución títere del régimen que, a partir del ayer puede ser catalogado como una dictadura”, remarcó.

El Tribunal Supremo Electoral de Bolivia dio el triunfo de Evo Morales en las elecciones presidenciales de Bolivia. Según la página electrónica del Tribunal Supremo Electoral, Morales obtuvo 47.7 por ciento de los sufragios, sobre 36.52% del opositor, Carlos Mesa.

Sin embargo, Rodríguez indicó que la oposición boliviana y su principal candidato presidencial, Carlos Mesa, no se van a quedar con los brazos cruzados y desarrollará una campaña internacional parta que el régimen de Morales no sea legitimado.

“El derecho internacional nos dice que la soberanía del Estado es mucho más fuerte que cualquier     condicionamiento internacional. Lo que puede existir es una acción internacional para convertir la Bolivia de Evo Morales en una Estado paria. Buscarle sanciones. Las sanciones del siglo XXI, que son las económicas. Pero más de allá de eso y, realistamente, con un Evo Morales que controla el aparato militar de Bolivia, vamos a comenzar a ver el inicio de otro régimen dictatorial n la región, que sería el tercero, sumándose a ese nefasto triunvirato de gobernantes, como son Nicolás Maduro, en Venezuela, y Daniel Ortega, en Nicaragua”, aseveró.

No obstante, dijo que no puede desconocer que Bolivia es un país que se ha subido a la bonanza de los precios altos de los metales de la exportación boliviana, y que le ha dado indicadores económicos positivos de superávit fiscal inimaginables para el país altiplánico, lo que –anotó- le ha permitido a Evo Morales reducir la pobreza extrema de 38 a 15 por ciento, con un crecimiento sostenido importante.

“Eso es una realidad… Pero todo ello no es ninguna razón para sostener y justificar la violentación (sic) de la voluntad popular. Tenemos que ser claros en ello. Porque si no todos los que gobiernan bien tienen derecho a hacer lo que les da la gana, al margen de lo que significa la voluntad popular… El crecimiento matemático de Bolivia no significa que sea un país desarrollado… Es un país con enormes fragmentaciones. En Bolivia no se ha logrado saciar las necesidades de los pobladores altiplánicos”, apuntó.

Escuchar Entrevista