DESCONTENTO EN FUERZAS ARMADAS VENEZOLANAS PODRÍA POSIBILITAR CAMBIO PARA EL FIN DEL RÉGIMEN CHAVISTA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Experto en Derecho Internacional, Miguel Ángel Rodríguez Mckay, consideró también “muy difícil” que el régimen chavista de Maduro se atreva a expulsar a los funcionarios de la embajada de Estados en Venezuela, tal como lo anunció ayer con toda aparatosidad.  

RCR, 24 de enero 2019.- Los síntomas de desazón en las Fuerzas Armadas venezolanas pueden ser el primer indicio de la posibilidad de producirse un cambio que desencadene el fin del régimen chavista que todavía dirige Nicolás Maduro, estimó el experto en Derecho Internacional, Miguel Ángel Rodríguez Mckay.  

“Lo que estamos viendo es que empieza a visibilizarse esta desazón de las Fuerzas Armadas que comienzan a perderle miedo a la cúpula. Y eso sí es sintomático de que puede producirse un cambio. Por esa razón es que no deben bajar la guardia en las calles. Y tampoco en la comunidad internacional”, subrayó.    

En ese contexto, expresó la importancia de que el presidente constitucional encargado, Juan Guaidó, negocie con los elementos democráticos de las Fuerzas Armadas, que son la inmensa mayoría, “frente a la cúpula militar que las tiene cooptadas”. 

“Para qué, con un trabajo de inteligencia, y bajo la oferta de que si se ponen del lado de la democracia y del Estado de Derecho, generar una amnistía, que ha sido ofertada la semana anterior, podremos tener algún resultado concreto”, puntualizó.

Por ello, el analista en política internacional indicó que mientras Maduro mantenga su capacidad coercitiva, es decir, el monopolio del poder de las armas, “todavía vamos a tener que ver a una Venezuela doblegada en una incertidumbre”. 

Indicó igualmente que Guaidó tiene que ejercitar la investidura que la ha dado el pueblo con la Constitución y el respaldo internacional. 

“Eso es necesario. Tiene que hacerlo visible…  En la medida que más ejerza Guaidó como presidente, más también se va a desconocer a Nicolás Maduro, que es ya -por supuesto- un presidente de facto y no de derecho”, puntualizó.   

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Rodríguez Mckay consideró también “muy difícil” que el régimen chavista de Maduro se atreva a expulsar a los funcionarios de la embajada de Estados en Venezuela, tal como lo anunció ayer con toda aparatosidad.  

“Nicolás Maduro no va a tocar ni con el pétalo de una rosa a un funcionario diplomático (estadounidense) porque jugaría realmente su calidad personal, y su cabeza podría inmediatamente rodar…  Veo muy difícil que lo haga”, enfatizó.   

El historiador advirtió que Estados Unidos no negocia cuando in pectore sus soldados o sus diplomáticos son objeto de una situación donde se violen flagrantemente sus calidades físicas o psicológicas.  

“Lo que si va a pasar es que, evidentemente, la misión diplomática será objeto de amedrentamiento, pero Estados Unidos sabe perfectamente qué es lo que puede pasar. Ya lo ha dicho Donald Trump que ellos van a mantener su misión diplomática. Yo no veo a Donald Trump retrocediendo y, muchos menos, con un usurpador del poder en Venezuela… Yo no veo a los diplomáticos estadounidenses abandonando Venezuela”, remarcó.  

En cuanto a los países, como Rusia y otros, que han manifestado su reconocimiento a favor del régimen de Maduro, dijo que es por una cuestión de rivalidad y equilibrio por su oposición a los  Estados Unidos. 

“No es a favor de Nicolás Maduro, sino en contra de Estados Unidos. No es Venezuela por sí misma, sino aprovechar la coyuntura para polarizar su relacionamiento internacional como rivales de los Estados Unidos”, apuntó.

Extrañado por posición de la izquierda peruana 

Asimismo, dijo llamarle poderosamente la atención que la izquierda peruana no haya tenido una manifestación de una expresión declarativa sobre la situación en Venezuela.

“Están confundiendo las cosas. En Venezuela, el problema no es ideológico, sino de violación de derechos humanos, de ausencia de Estado de Derecho y de democracia. Y ese mismo error lo ha cometiendo Andrés Manuel López Obrador, el presidente de México”, aseveró.