En Vivo

DENUNCIAN QUE PLAN DE ACCIÓN MEDIOAMBIENTAL SOBRE CUENCA DEL LLALLIMAYO INTENTA SER POLITIZADO POR EXTREMISTAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Ex coordinador técnico de la Mesa de Trabajo sobre la problemática socio ambiental de la cuenca del Llallimayo, Roy Ticona, manifestó también que la empresa Aruntani SAC, tendrá que asumir su responsabilidad por haber contaminado los ríos en la zona. 

RCR, de 2 abril 2019 .- El Plan de Acción y las conclusiones sobre la problemática socio ambiental de la cuenca del Llallimayo (región Puno) no puede ser politizado con fines subalternos por grupos radicales que sólo buscan el aprovechamiento político de un tema eminentemente técnico, afirmó el ex coordinador de la Mesa de Trabajo constituida sobre este tema, Roy Ticona.

“Tenemos que discrepar con este tipo de planteamientos y grupos ideológicos. Que no perjudiquen un proceso técnico. En este tema socioambiental hay informes técnicos, pero esto no puede ser ideologizado y menos aprovechado, en coyunturas (políticas) y vísperas de elecciones nacionales. Esto no puede politizarse, de ninguna manera porque se estaría favoreciendo a otros intereses ajenos… Si se infiltran grupos radicales, yo lo repudiaría”, subrayó.

En ese sentido, advirtió sobre la intención de estos grupos extremistas que están empezando a tomar la iniciativa; y que si bien –dijo- tienen derecho a hacer su proselitismo político y a organizarse, no tienen derecho a perjudicar y perturbar un proceso que es ejemplo en todo el Perú.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), Ticona manifestó también que la empresa privada que perjudicó la Cuenca del Llallimayo, tendrá que asumir su responsabilidad por haber perjudicado, perturbado, y alterado los ríos, las tierras y la vida” en la zona.

“Que dentro de esto hay también irresponsabilidad de esta mina Aruntani que ha incumplido una serie de compromisos (medioambientales)”, sostuvo.

Enfatizó que esta situación no quiere decir que toda la es minería mala. “Siempre hemos apostado por una minería limpia, moderna, pero que también tenga que ser responsable”, enfatizó.

Ticona precisó que el grupo de trabajo de la cuenca del Llallimayo, que comprende los distritos de Llalli, Cupi, Umachiri y Ayaviri (provincia de Melgar) cumplió su trabajo con la presentación de un informe final del Plan de Acción, “cuyas conclusiones son completamente favorables”.

“Dentro de estas conclusiones se indica que debe iniciarse la segunda fase del proceso de descontaminación, lo cual significa otro escenario que ya se está empezando a armar. Este grupo de trabajo de Llallimayo no tiene fines políticos, lucrativos, ni religiosos. Es el principio esencial de las Mesas de Desarrollado que hemos practicado acá, en Melgar, desde hace 18 años”, anotó.

Especificó que en este momento son unas 2,100 hectáreas de la cuenca del Llallimayo las que están en un potencial riesgo de contaminación, además de más once mil cabezas de ganado bovino que igualmente se encuentran en riesgo.

“Entonces, hoy la Mesa debe continuar en otros niveles. Y hablar de la descontaminación como (la construcción de) plantas de tratamiento. Después, que las empresas privadas tienen que asumir su responsabilidad. Ese es el escenario que yo percibo”, aseveró.