DEFESORÍA DEL PUEBLO EXIGE ATENCIÓN DE PACIENTES CON DENGUE EN HOSPITALES DE TUMBES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa

Falta de atención en hospitales JAMO y Hospital COVID-19 de Ciudadela Noé puso en grave riesgo salud de una niña de 11 años de edad.

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Tumbes demandó a los hospitales Regional II-2 “José Alfredo Mendoza Olavarría” (JAMO) y Ciudadela Noé que adopten las medidas correctivas para garantizar la atención médica de pacientes con dengue, especialmente cuando se trate de niñas, niños y adolescentes, teniendo en cuenta su situación de vulnerabilidad, la continuidad del tratamiento que requieren y el régimen legal de protección que tienen por parte del Estado.

Un padre de familia solicitó la intervención de la oficina defensorial por la presunta vulneración al derecho a la salud en agravio de su hija de 11 años con dengue, a quien le habrían negado la atención en el servicio de pediatría del Hospital Regional de Tumbes, indicándole que debía acudir al Hospital COVID-19 de Ciudadela Noé debido a que anteriormente la niña también había presentado esa enfermedad.

Al día siguiente el padre de familia trasladó al Hospital COVID-19, de ciudadela Noé, donde nuevamente le habrían negado la atención por su diagnóstico de dengue por lo que sus padres decidieron llevarla a su domicilio. Horas después la salud de la niña empeoró drásticamente siendo llevada nuevamente al Hospital Regional donde el médico de turno continuó con la negativa de atenderla. Luego de una hora y media de espera y solo tras la intervención de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Tumbes y la Fiscalía fue conducida a la sala de cirugía.

Frente a estos graves hechos, el jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Tumbes, Abel Chiroque, exigió a ambos establecimientos de salud garantizar el derecho a la salud de todos los usuarios que acuden a sus instalaciones. Asimismo, disponer una investigación contra los médicos y el personal de salud que resulte responsable por la falta de atención oportuna en la atención de la niña, atentando contra su derecho a la salud e integridad personal.

Finalmente, la institución exigió a las autoridades de los hospitales no contravenir a sus funciones porque se estaría afectando los derechos a la integridad y a la salud de los usuarios de los servicios de salud y especialmente de las niñas, niños y adolescentes, quienes son una población vulnerable.