En Vivo

DEFENSORÍA PIDE DECLARAR EN EMERGENCIA A TODOS LOS CENTROS JUVENILES DEL PAÍS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Deterioro en infraestructura, sobrepoblación y carencias en servicios de salud ponen en riesgo la rehabilitación de los dos mil adolescentes que permanecen en los 9 centros juveniles del país.

RCR, 27 de agosto 2018.- La situación crítica que atraviesan los nueve centros juveniles penitenciarios del país ha hecho que la Defensoría del Pueblo pida su inmediata declaratoria de emergencia y una trasferencia para que estos centros pasen a manos del Ministerio de Justicia. Así lo confirmó el jefe de programas de asuntos penales de la Defensoría, Carlos Fernández.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Fernández comentó que, tras realizar una serie de visitas inopinadas a estos centros de rehabilitación de jóvenes, se pudo comprobar el grave deterioro de la infraestructura, la sobrepoblación y la carencia de servicios básicos de salud que aquejan a los nueve círculos penitenciarios.

“Es lamentable que hasta el momento no se tome cartas en el asunto y esto cada vez se torne más crítica. Ya hemos pedido que se declaren en emergencia a todos los centros juveniles y que de una vez por todas se culmine la transferencia de todos estos centros del Poder Judicial hacia en Ministerio de Justicia”, refirió.

Asimismo, Fernández remarcó que esta grave situación pone en riesgo la rehabilitación de los dos mil adolescentes que actualmente residen en estos centros de rehabilitación y que, a causa del desinterés que han mostrado las autoridades, corren el riesgo de no recuperarse una vez que vuelvan a integrarse a la sociedad.

“El problema es la sobrepoblación. Porque hemos verificado y los lugares que se usan como centros de salud apenas tienen aforo para mil quinientas personas cuando son como dos mil en total. Hasta la fecha no tenemos respuesta de nuestras autoridades. Lamentablemente si seguimos así, el proceso de rehabilitación está en riesgo”, refirió.