DEFENSORÍA DEL PUEBLO: SE DEBE GARANTIZAR INHUMACIÓN ADECUADA DE PERSONAS FALLECIDAS POR COVID-19 EN SITUACION DE INDIGENCIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa 

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Cusco demandó a la Unidad Desconcentrada Regional del Seguro Integral de Salud (SIS) que asuma el financiamiento para la cremación o inhumación de personas fallecidas por COVID-19 en situación de calle, aun cuando no hayan podido ser identificadas. Esta medida se debe aplicar también para los casos de muertes bajo sospecha de la enfermedad.

Durante una reunión con el Ministerio Público, el Equipo Humanitario de Recojo de Cadáveres de la Dirección Regional de Salud y la Policía Nacional del Perú, la oficina de la Defensoría del Pueblo de la región tomó conocimiento de la excesiva demora en el trámite de inhumación de dos personas fallecidas por COVID-19 en condición de indigencia que no habrían sido identificadas. Esta dilación se habría producido porque el SIS, en un inicio, no habría aceptado financiar el entierro, alegando que la Directiva Sanitaria Nº 87-2020, no contempla la cobertura en casos de personas no identificadas.

Al respecto, la jefa de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Cusco, Rosa Santa Cruz, explicó que para el caso de personas en situación de calle fallecidas por COVID-19 o bajo sospecha de esta enfermedad, y que no cuenten con un seguro salud, la ley contempla que los trámites administrativos, así como el financiamiento para su cremación o inhumación, deberán ser asumidos por el SIS, sin distinción en torno a si se encuentran documentadas o no.

“Debe tenerse en cuenta que las personas en estado de indigencia, en su mayoría, se encuentran indocumentadas, sin embargo, esto no es motivo para justificar demoras e incumplir los protocolos para el tratamiento de personas fallecidas por COVID-19”, manifestó Santa Cruz durante el encuentro virtual.

En esa línea, la oficina defensorial recordó que en casos de cadáveres no identificados se deberá coordinar con la Policía Nacional para lograr, en la medida de lo posible, su reconocimiento, a través de los medios correspondientes. Asimismo, requirió una actuación conjunta entre las instituciones para identificar las dificultades que se vienen presentando para el recojo de cadáveres.

Finalmente, la institución reiteró que los protocolos sobre el manejo de cadáveres deben cumplirse de acuerdo a lo establecido, ya que tienen como finalidad prevenir y controlar los diferentes factores de riesgo de contaminación y diseminación del COVID-19, que podrían poner en riesgo la salud de la población en general.