DEFENSORÍA DEL PUEBLO: HOSPITALES DE CHIMBOTE DEBEN BRINDAR ATENCIÓN OPORTUNA A MADRES GESTANTES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa 

Conflictos institucionales ponen en grave riesgo la salud de madres y sus hijas e hijos por nacer.

El módulo de la Defensoría del Pueblo en Chimbote instó a la Dirección Regional de Salud de Áncash a adoptar acciones urgentes para solucionar el conflicto que existiría entre los hospitales La Caleta y Eleazar Guzmán Barrón, que se pone de manifiesto diariamente en la falta de atención oportuna a las madres gestantes que acuden a estos dos nosocomios.

En las últimas semanas, la institución reportó diversas quejas de madres gestantes que no son atendidas debido a que el personal de ambos hospitales se estaría negando a recibir a mujeres embarazadas. Asimismo, el pasado 12 de octubre se registró el fallecimiento de una adolescente luego que fuera trasladada tanto al hospital La Caleta como al Eleazar Guzmán Barrón para recibir atención médica.

Además, solo el último martes, se presentaron hasta seis casos en los que las pacientes tuvieron problemas para ingresar a dichos establecimientos de salud, lo que motivó que el módulo defensorial solicitara la intervención del Ministerio Público para garantizar la vida de las mujeres y de sus hijas o hijos por nacer.

Sobre las razones por las que ambos establecimientos se estarían negando a recibir a madres gestantes, el personal del Hospital La Caleta argumenta, por su parte, que adolece de equipamiento médico y presupuesto adecuados; asimismo, que no le corresponde atender a las gestantes de la jurisdicción del Hospital Regional Eleazar Guzmán Barrón. Por su lado, los responsables de este último afirman que, al tener la denominación de hospital COVID-19 con una resolución del Gobierno Regional de Áncash, solo están obligados a atender a las mujeres embarazadas diagnosticadas con esta enfermedad.

Por ello, la Defensoría del Pueblo en Chimbote solicitó la intervención inmediata del gobierno regional, a través de la Dirección Regional de Salud, con el objetivo de encontrar solución inmediata a las conflictos institucionales y evaluar el contenido de la resolución que designó al Hospital Eleazar Guzmán Barrón como establecimiento especial para pacientes con COVID-19, para que no se restrinja únicamente al tratamiento de esta enfermedad. Además, se le exhortó a dotar de los recursos necesarios al Hospital La Caleta para que pueda atender oportunamente a las madres embarazadas que sean trasladadas de cualquier otro establecimiento.

Al respecto, la representante de la entidad, Roslin Villanueva, precisó que la situación ya ha sido comunicada también al Ministerio de Salud, por lo que es necesario que se adopten medidas para solucionar los problemas de jurisdicción, presupuesto o denominación COVID-19 que impiden atender adecuadamente a las madres gestantes. “Esta situación vulnera el derecho de acceso a salud de las mujeres por lo que, si el problema persiste, vamos a intervenir con el Ministerio Público», sostuvo.