DEFENSORÍA DEL PUEBLO DEMANDA MEDIDAS CORRECTIVAS ANTE DEFICIENCIAS EN ENTREGA DE BONOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Nota de prensa

De acuerdo al último reporte nacional de entrega de bonos (http://bonos.servicios.gob.pe ), 13.25 % de los hogares beneficiados, es decir, 723 039 familias, aún no han recibido este subsidio. Este problema fue advertido por la Defensoría del Pueblo en el informe Entrega de bonos a hogares en el contexto de la emergencia por el COVID-19: Dificultades y recomendaciones, donde se sintetizaron las más de mil quejas recibidas respecto a las dificultades de acceso al bono.

Así, por ejemplo, dentro de los problemas identificados, se observó que muchos beneficiarios tuvieron complicaciones en el uso de la plataforma virtual. Asimismo, otros no pudieron inscribirse en el Registro Nacional de Hogares, a pesar de corresponderles, dado que ningún integrante de la familia habría sido beneficiado con un subsidio monetario.

Por ello, ante el anuncio del inicio de pago del Bono Familiar Universal al segundo grupo de beneficiarios/as, conformado por cerca de 2 millones y medio de hogares, que no recibieron los anteriores subsidios monetarios y que han sido identificados a través del Registro Nacional de Hogares, en la Defensoría del Pueblo consideramos necesario expresar lo siguiente:

Para facilitar la búsqueda de beneficiarios del nuevo Bono Familiar Universal, pedimos al Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) y al Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), garantizar la operatividad permanente de la plataforma virtual de consulta de los nuevos potenciales beneficiarias/os. Por otro lado, dicha plataforma debe adaptarse a un formato sencillo, amigable y de fácil acceso y navegación. Asimismo, es necesario que contenga mensajes precisos, a fin de evitar que se genere incertidumbre y confusión en la población, como sucedió durante la primera entrega de dicho bono.

Teniendo en cuenta que muchas localidades de nuestro país no cuentan con acceso a servicios de internet ni de telecomunicaciones, como es el caso de varias comunidades campesinas y nativas u otras localidades alejadas, solicitamos que, además de la intervención de los Tambos, se generen alianzas con otras entidades, a fin de ampliar los mecanismos que permitan a la población conocer su condición de beneficiarios del nuevo bono.

Para asegurar una oportuna solución de los problemas planteados por las personas, pedimos fortalecer los canales de atención a la ciudadanía, como el correo electrónico consultas@bonouniversalfamiliar.pe y la línea gratuita 101. Además, es fundamental que la información sobre los canales de atención sea difundida masivamente, a través de los distintos medios de comunicación, atendiendo la realidad lingüística y de conectividad de cada localidad.

4.    Además se debe actualizar el espacio de preguntas frecuentes habilitado en la plataforma virtual https://bonouniversalfamiliar.pe/preguntas_frecuentes.html  para que las personas encuentren información precisa y en un formato sencillo y amigable.

Siendo altamente probable que algunos hogares en situación de vulnerabilidad, queden excluidos de la entrega de los subsidios monetarios otorgados por el Estado, como ya lo han manifestado los pobladores de la Comunidad Nativa Reforma-Rio Urituyacu del departamento de Loreto, reiteramos la necesidad de que se habilite un canal para que dichas familias se puedan registrar y sean evaluadas, recibiendo el bono de ser elegibles. Al mismo tiempo, reiteramos la necesidad de contrastar los padrones de los bonos ya otorgados con el padrón del Bono Universal, a fin de verificar y subsanar la exclusión indebida de hogares que no han recibido ningún subsidio económico y se encuentran en situación de pobreza o pobreza extrema.

Para evitar la aglomeración de personas y garantizar las medidas de distanciamiento, seguridad y orden en la entrega del bono en agencias bancarias públicas o privadas, recordamos la importancia de realizar un trabajo articulado entre los ministerios responsables de la entrega del bono con las entidades bancarias, los gobiernos locales, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

En el ámbito rural, conforme lo solicitó oportunamente nuestra institución, se debe cautelar que las Empresa Transportadora de Valores (ETV) encargadas de la entrega de los bonos, cumplan con los protocolos de sanidad y seguridad, para no poner en riesgo a la población rural e indígena. De igual manera, se requiere una difusión masiva del cronograma de entrega de los bonos, así como garantizar las coordinaciones previas con las autoridades locales y comunales, para identificar los puntos territoriales accesibles y evitar el traslado de la población en grandes distancias y a un alto costo, como ha ocurrido con las comunidades nativas de Loreto, San Martín, Cajamarca, entre otros.

Considerando la reciente prórroga del estado de emergencia nacional y la cuarentena focalizada, aprobada mediante el Decreto Supremo Nº 135-2020-PCM, solicitamos adoptar medidas para priorizar la entrega de los bonos en las regiones y provincias donde se ha dispuesto el aislamiento social obligatorio (cuarentena), que conlleva a la paralización de las actividades productivas y comerciales, que son fuentes para el sustento de las familias, garantizando el orden y la seguridad de las personas.

Por último, en aras de la transparencia y el derecho de la ciudadanía a estar debidamente informada y ejercer su derecho de vigilancia sobre el uso de los recursos del erario público, solicitamos a la Presidencia del Consejo de Ministros disponer que se difunda, a la mayor brevedad, el padrón de beneficiarios de los subsidios extraordinarios otorgados por el Gobierno.
La oportuna asistencia a los hogares más pobres y vulnerables frente a esta pandemia es uno de los mayores desafíos en el contexto de la emergencia sanitaria nacional, por lo que nuestra institución continuará atenta al pertinente cumplimiento de las distintas medidas que se vienen adoptando, con la finalidad que se garantice los derechos fundamentales y constitucionales de la persona y la comunidad, principalmente de las poblaciones vulnerables.