DEFENSORÍA DEL PUEBLO: DEBE GARANTIZARSE EL ACCESO A LA SALUD, EDUCACIÓN Y EMPLEO DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD EN PUNO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

 Nota de Prensa

La región tiene 1 psiquiatra y 6 psicólogos por cada cien mil habitantes desde antes de la pandemia, lo que afecta la atención de la salud mental.

La oficina de la Defensoría del Pueblo en Puno demandó al Gobierno Regional garantizar el acceso a la salud, la educación y el empleo de las personas con discapacidad, sin discriminación y en igualdad de oportunidades durante la pandemia a causa del COVID-19.

Así se tiene que, del total de personas con discapacidad en Puno (153 869) identificadas en el Censo del 2017, solo el 5,27 % (8113) tienen su condición certificada por el Ministerio de Salud, mientras el 7,1 %, cuenta con el carnet del Consejo Nacional para la Integración de la Persona con Discapacidad (Conadis). Así, la deficiente identificación y registro de las personas con discapacidad es una de las principales barreras para el acceso a derechos esenciales durante la pandemia del COVID- 19, tales como el derecho a la protección social.

Debe recordarse que Puno posee una de las más altas prevalencias de población mayor de 12 años con algún tipo de trastorno mental en zona urbana, su prevalencia (23,8 %) es mayor al promedio nacional (20,7 %). Sin embargo, en la región solo cuentan con 1 psiquiatra y 6 psicólogos por cada 100 000 habitantes, lo que agravaría la situación.

“Urge superar la falta de servicios de salud mental en los distritos y provincias de Puno para evitar que las personas con discapacidad psicosocial continúen siendo aisladas sin recibir ningún tipo de tratamiento o que, al tener una crisis en sus hogares, se las amarre”, sostuvo el jefe de la oficina defensorial de Puno, Jacinto Ticona. “Demandamos al Gobierno Regional poner énfasis en la promoción, prevención, atención y rehabilitación en salud de las personas con discapacidad, de acuerdo a la Ley N° 29973”, enfatizó.

En cuanto a la educación, el 27 % no tienen ningún nivel educativo y entre las personas con discapacidad que acceden al sistema escolar, un 37 % alcanza solo el nivel primario. De acuerdo a lo señalado por la Dirección Regional de Educación de Puno, las capacitaciones en educación inclusiva son insuficientes. Al respecto, si bien se cuenta con 1060 instituciones educativas en la región, solo hay nueve equipos SAANEE para realizar el acompañamiento, con un total de 31 profesionales.

Por otro lado, el número de personas con discapacidad que se encuentra dentro de la Población en Edad de Trabajar (PET), es decir, con una edad igual o superior a los 14 años, es de 142 069. De esta cifra, solo el 38 % se encuentra ocupada (perciben un sueldo). Mientras que, por el lado de las personas que no tienen la condición de discapacidad, el porcentaje de personas ocupadas es de 53 %, esto es, 15 % más que el de personas sin discapacidad.

Esta situación evidencia la gran brecha en el acceso al empleo por parte de las personas con discapacidad y la necesidad de implementar programas de empleabilidad y centros ocupacionales por parte del gobierno local y regional dirigidos a personas con discapacidad.

“Exigimos que tanto la Dirección Regional de Trabajo y Promoción del Empleo en Puno, como la Intendencia Regional de la Sunafil, desarrollen más actividades orientadas a promover el acceso y búsqueda de un empleo digno para las personas con discapacidad”, finalizó el jefe de la oficina defensorial de Puno.