DECANO DE UNSM VENCE AL COVID LUEGO DE PERMANECER 22 DÍAS CON VENTILACIÓN MECÁNICA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente : Diario Voces 

Proceso de recuperación lo realizó en el hospital de Tarapoto.

Toda una odisea vivió, Luis Manuel Vargas Vásquez, para salvar su vida y vencer al COVID-19, luego de recorrer varias instituciones médicas de la región hasta llegar al hospital de Tarapoto, donde luego de 22 días de internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos, logró salir victorioso.

El decano de la facultad de Educación de la Universidad Nacional de San Martín (UNSM), procedente de la provincia de Rioja, presentó síntomas similares a un cuadro de gripe el 30 de diciembre como fiebre, dolor de espalda, malestar general y dolores musculares. Días después es internado en el hospital EsSalud de Rioja y la misma fecha es referido al nosocomio de EsSalud de Moyobamba, requiriendo oxígeno y siendo diagnosticado con neumonía por SARS-CoV-2 tras una tomografía de tórax.

Posteriormente, fue trasladado al hospital EsSalud de Tarapoto, donde fue sometido a intubación orotraqueal y le brindaron asistencia ventilatoria mecánica. En esta condición es referido al hospital II-2 Tarapoto,

Luego de 13 días de intubación mecánica en la UCI del nosocomio mas grande de la región y recibiendo atención especializada es desconectado del apoyo ventilatorio mecánico.

Actualmente, el paciente se encuentra en el área de hospitalización medicina con evolución favorable. “No tengo palabras de agradecimiento por la forma tan humana y dedicada que me trataron en el hospital de Tarapoto, el equipo médico muy capaz, los enfermeros, técnicos, todos sumando para salvarme la vida, gracias eternamente gracias, me sentí como miembro de su familia”, sostuvo el catedrático de 59 años de edad.

El caso confirma el gran trabajo de los médicos intensivistas Melis García Meza y Mauro Rodríguez Bozzo, que junto a otros especialistas, enfermeros y técnicos realizaron una excelente tal cual lo vienen realizando desde el inicio de la pandemia.

“Cuando el paciente llegó su pronóstico era malo, por presentar obesidad y porque teníael 75% de área afectada en ambos pulmones; sin embargo, pusimos a trabajar todo el equipo y gran parte de su recuperación se la debemos al mismo paciente, por sus ganas y dedicación de salir ganador frente a esta enfermedad”, sostuvo la médica intensivista García Meza.