En Vivo

CRISIS POLITICA Y CONFLICTOS SOCIALES AFECTAN LAS INVERSIONES EXTRANJERAS EN EL PAIS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Consultor en temas energéticos, Cesar Gutiérrez Peña, manifestó también que será “bastante difícil” aprobar la explotación del yacimiento de Tía María (provincia de Islay), debido a la cerrada oposición de las principales autoridades regionales y municipales de Arequipa, además de un gobierno que no  quiere defender el proyecto.

RCR, 24 de junio 2019 .-  En la perspectiva del inversionista extranjero, las confrontaciones políticas y la agudización de los conflictos sociales están haciendo que el Perú pierda el grado de confianza en la fortaleza de la inversión privada y la estabilidad jurídica que gozaba en el concierto mundial de naciones, advirtió el analista político, Cesar Gutiérrez Peña.

“Vital. Simplemente dice: acá el Perú se ha manejado desde los años 90, durante 29 años, con una gran confianza respecto a la inversión privada, respecto a la estabilidad jurídica. Eso es lo que se han mantenido. Hoy día se está perdiendo. Este nivel de confrontación Legislativo-Ejecutivo. Y el nivel de confrontación que se va a generar por la penetración de la izquierda en el Sur, va a ser bastante problemático. Y eso significará que haya menos apuesta a la inversión, que es lo permite el crecimiento y el desarrollo”, subrayó.

En ese sentido, reconoció que a pesar de sus críticas al gobierno de Ollanta Humala, dicha administración desarrolló algunos megaproyectos esenciales, tales como el Gasoducto Sur peruano, la línea 2 del Metro de Lima, el aeropuerto internacional de Chinchero (Cusco), entre otros.

“Todos con sus problemas. Porque así son los grandes proyectos.  Pero (ahora) en vez de perfeccionarlos, se destruyeron. Y luego no se ha hecho nada. Y en la agenda de inversiones no existe nada. Se celebró, en enero del año pasado, la entrega de Michiquillay. Una cosa que venía de hace muchos años atrás”, anotó.

En ese sentido, cuestionó al ministro de Economía, Carlos Oliva, por politizarse con sus pronunciamientos sobre la reforma política y despreocuparse de sus responsabilidades por la crisis y la desaceleración económica.

“El ministro de Economía ahora ha decidido entrar al terreno político. Hace un par de semanas, a raíz de esta supuesta reforma política, salió a decir que si eso no se aprobaba, las posibilidades de crecer al 4 % no iba a ser posible. Yo le he dicho: demuéstrelo…  No puede usted politizarse, al meterse en este tema, (porque) ya se convierte en un ministro poco confiable, porque está obedeciendo a una pauta política. Lo único que la falta es salir a defender los mandiles rosados”, puntualizó.

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Gutiérrez Peña manifestó también que será “bastante difícil” aprobar la explotación del yacimiento de Tía María (provincia de Islay), debido a la cerrada oposición de las principales autoridades regionales y municipales de Arequipa, además de un gobierno que no tiene la voluntad y no quiere defender el proyecto.

“El tema de Tía María está siendo rehuido por el presidente (Martín) Vizcarra… El tema es que hay mucho temor. El ministro de Energía y Minas ha masajeado el tema hace más de un año. Y el presidente y su premier, igual”, aseveró.

Tras indicar que ante la presión del vencimiento, en agosto próximo, del estudio de impacto ambiental, el gobierno aprobará la licencia de construcción del proyecto Tía María, advirtió que esta decisión va originar un conflicto de proporciones en la zona que paralizará dicho emprendimiento y obligará al Ejecutivo a formar una Mesa de Dialogo que se diluirá en el tiempo.

“Y una Mesa de Diálogo, en Islay, donde tenemos un presidente regional en contra. El alcalde provincial y los alcaldes distritales en contra. Y una condición muy adversa… Yo me imagino, según lo que dice el ministro de Economía, que le van a dar la licencia de construcción, para no hacer el ridículo internacional. Pero, de llevarlo a cabo, va a ser muy difícil”, detalló.

Adelantó que el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres, propuso al gobierno la idea de la Mesa de Diálogo para Tía María como una manera “de lavarse la cara”, porque él sabe que la misma va a decir no al proyecto minero.

“Allí, la discusión no está en que se modifique el estudio de impacto ambiental. La cosa es: no quiero la minería. Es un símil con lo que ocurrió en Cajamarca, en el caso Conga. Entonces, esa Mesa de Diálogo va al fracaso. Va a tener una licencia de construcción de largo plazo. El apoyo gubernamental va a ser esquivo y temeroso. Y no va a salir nada”, vaticinó.

Evo Morales hace proselitismo con proyectos gasífero en Macrorregión Sur

El consultor económico refirió igualmente que el respaldo gubernamental al proyecto de exportación y distribución del gas natural boliviano a la macrorregión Sur se presta a la campaña proselitista desarrollada por el presidente de ese país, Evo Morales, para lograr su enésima reelección.

“Bienvenido. Si el gas boliviano quiere entrar al Perú y competir, bienvenido. Porque también ha habido mucho engreimiento, por parte del consorcio Camisea. Pero de ahí a que se haga, está bastante lejos. Eso significaría que, desde el interior de Bolivia hasta la zona del Cusco y Puno, hay que tender un Gasoducto. Eso, son años y financiamiento que hoy día Bolivia no lo va hacer, ni con su propia caja fiscal, y (que) ni el sistema financiero le cree. Es un discurso sencillamente electoral. Pero, en términos reales, los hechos están lejanos”, apuntó.

En ese contexto, advirtió que la presencia de Morales en el Sur del Perú es una muestra de la penetración de un movimiento muy estatista y casi adverso a la inversión privada.

“Eso es lo que yo veo. Y los analistas económicos no le están dando importancia a eso. Hay una connotación política con efectos económicos. El inversionista que lo ve, va a mirar con mucho más desconfianza de la que ya tiene… Entonces, se está configurando una izquierdización en el manejo político, con trascendencia económica y apoyo del gobierno nacional, que va a aumentar la desconfianza del inversor”, remarcó.