CORRUPCIÓN LE CUESTA AL PERÚ 30 MIL MILLONES DE SOLES AL AÑO Y AFECTA INVERSIONES EN EDUCACIÓN, SALUD Y COMBATE A LA POBREZA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 15 de diciembre 2017.- Los peruanos no hemos aprendido la lección y siempre tropezamos con el mismo obstáculo como es la corrupción. La situación política actual es muy delicada, con serios cuestionamientos al presidente de la República, y como lo dije cuando estaba en campaña como candidato, las autoridades deben ser y demostrar estar limpios para tener la suficiente autoridad moral para enfrentar la corrupción, escogiendo a gente con valores morales, ética y probidad para manejar el aparato estatal. Servir al país y al pueblo debe considerarse un honor, sostuvo Rómulo Mucho, ex viceministro de minas y consultor en temas mineros.

Añadió que la justicia debe seguir su curso y los encargados deben hacer su trabajo, alcanzando a todos los que hayan cometido faltas y/o delitos, pero teniendo siempre cuidado que la política no se inmiscuya en la labor del Poder Judicial.

“No se que filtro debería usarse para escoger a los candidatos, pero parece que es necesario, pues todo el que quiere se postula, inclusive los que tienen serios cuestionamientos en su vida pública o privada, solo por el simple hecho de no estar sentenciados”, expresó.

COSTOS

El experto reveló que los costos que acarrea la corrupción en nuestro país ya han sido cuantificados, estimándose en alrededor del 5% del Producto Bruto Interno (PBI), equivalente a aproximadamente S/. 30 mil millones de soles por año. Con dichos recursos, dijo, podrían haberse construido muchas obras y solucionado graves problemas que atraviesa el país.

“La corrupción no ha comenzado ni termina con Odebrecht, este asunto solo la ha desnudado, pero al parecer, la corrupción sigue boyante porque, por ejemplo, en muchas obras se mantienen los pagos de diezmos, y eso todo el mundo lo sabe. Esperemos que todo esto sirva para hacer un punto de quiebre y apuntar todos juntos al desarrollo. La corrupción daña mucho al combate contra la pobreza, la generación de riqueza, la atracción de inversiones”, anotó.

En esa línea, el ingeniero Mucho reveló que a la fecha existen 51 proyectos mineros en cartera, de los cuales, aproximadamente veinte de ellos se encuentran paralizados por causa de conflictos desde el gobierno anterior, que en la práctica no hizo ningún esfuerzo para promoverlos y ponerlos en marcha, tanto así que durante los cinco años de gestión no se inició ningún proyecto minero en todo el país.

 “Ahora todo ha cambiado, y el gobierno actual tiene interés en sacar cinco proyectos interesantes, como Pampa del Pongo,  Quellaveco, Corani, Mina Justa, y la próxima venta de Michiquillay. Si se pusieran a trabajar los 51 proyectos se fomentaría una inversión superior a los US$ 50 mil millones de dólares, necesarios para inversión en educación, salud, saneamiento, combate contra la pobreza, etc.”, acotó

Sin embargo, dijo, en estos momentos no existe ningún proyecto en construcción, al margen de Toquepala que está trabajando solamente en la ampliación de su capacidad instalada, pero no hay nada nuevo.

AGROMIN 2018

El especialista es también organizador de AGROMIN 2018 – I Convención Agrominera, evento que se llevará a cabo en Trujillo y en el que se esperan a los 3,000 delegados inscritos y a más de 20 mil visitantes entre empresarios, profesionales, técnicos y proveedores de estos rubros para intercambiar experiencias, e informar y ofertar maquinarias, insumos y tecnología de última generación.

En la cita, dijo Mucho, resaltaremos nuestra condición de un país agrario y minero; ambas actividades pueden caminar y desarrollarse juntas sin problemas.

Entre los objetivos del evento están el desarrollo de estrategias para fortalecer el trabajo conjunto entre agricultura y la minería para evitar conflictos y favorecer el desarrollo del país, compartiendo las buenas prácticas para minimizar y mitigar la afectación del medio ambiente en ambos sectores, con fines de mejorar la productividad, uso de tecnología moderna en ambos sectores, y el uso de las mejores prácticas para el uso eficiente del recurso hídrico.

“En AGROMIN se desea demostrar con cifras y hechos, la convivencia entre el agro y la minería desde tiempos inmemoriales, desmitificando que ambas actividades productivas compiten en un mismo territorio por el recurso hídrico o, que la minería contamina los terrenos destinados a la actividad agrícola. Sin la minería no habría agro, pues siempre han requerido herramientas para su actividad productiva”, comentó.

AGROMIN hará presentaciones técnicas, tecnológicas y científicas, de cómo ha evolucionado la minería y la agricultura, cuáles son sus proyecciones a futuro, y las perspectivas de constituirse en una plataforma de ayuda al Gobierno, que plantee convertir a la agrominería en una política de estado.