En Vivo

CONSTANTES INTERVENCIÓNES HACEN ABANDONAR A MINEROS ILEGALES DE LA PAMPA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: La República 

Madre de Dios. No pueden extraer oro ilegal por falta de maquinaria. También han salido varias mujeres que eran explotadas.

Los mineros ilegales que operaban en la zona conocida como La Pampa, en la extracción de oro y explotación de mujeres, algunas menores de edad, empezaron a abandonar ese sector de Madre de Dios al quedarse sin trabajo, alimentos, combustible ni maquinarias debido a las constantes intervenciones que ejecutan la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental, la Marina de Guerra y la Policía.

Pese a que el Gobierno decretó el aislamiento social e inmovilización obligatoria para mitigar la expansión del coronavirus, estas mafias se resistían a salir de esa área, ubicada en la provincia de Tambopata.

“Se dedicaban a extraer oro, mientras las mujeres eran explotadas en bares, prostíbulos, discotecas y tiendas”, reveló un oficial de la Marina.

Estos remanentes se encontraban en la zona de amortiguamiento de Amarakaeri, así como en el sector de Tocabe Manu (río Inambari), así como en zonas de Delta 1, Delta 4, Boca Colorado e incluso amenazaban a la comunidad nativa de San José de Karene.

“No tienen cómo comprar motores, alimentos. Algunos están retornando a sus hogares en Cusco, otros a Puno. También a Pucallpa, Huánuco y Lima”, dijeron fuentes del ministerio de Defensa. “En lo que va del estado de emergencia se han realizado 46 operativos, no tenían otra alternativa”, agregaron.

Estas operaciones son parte del Plan Mercurio que inició en febrero del 2019 y se han extendido hasta este año, lo que ha permitido que unas 20 mil personas dedicadas a la extracción de oro y a la explotación de mujeres salgan de La Pampa.

La minería ilegal de oro es uno de los mayores problemas porque amenaza la biodiversidad. El mercurio, utilizado para separar la pepa aurífera de la roca, envenena ríos, suelos, animales y plantas, y pone en peligro la salud de las comunidades nativas.

Solo para sacar un gramo de oro se necesitan cuatro personas y retroexcavadoras que mueven, en promedio, seis toneladas de suelo y bosque. Para evitar que esta millonaria actividad siga alimentándose de la naturaleza, las autoridades tienen sus ojos puestos sobre cuatro focos que aún se resisten a salir de La Pampa.

La Marina controla ríos

La Marina patrulla desde Boca Colorado hasta Boca Manu para restringir el tránsito fluvial en ese sector que es la puerta de ingreso al Parque Nacional del Manu.

Ahí se encuentran asentadas cuatro comunidades nativas del pueblo Matsiguenka y las comunidades Diamante, Shintuya, Shipetiari y Palotoa Teparo, Puerto Azul, Boca Isiriwe y Masenawa.