En Vivo

CON PRESENTACIÓN DE CUESTIÓN DE CONFIANZA NO SE AVIZORA DISOLUCIÓN DEL CONGRESO

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Expresidente del Tribunal Constitucional (TC), Víctor García Toma, precisó también que dicha cuestión de confianza planteada al Congreso por el Poder Ejecutivo “no tiene sustento ni amparo constitucional, más allá de los reparos que el presidente Martín Vizcarra y buena parte de la ciudadanía pudiesen hacerle a Fuerza Popular, en torno al tratamiento de las reformas judiciales y políticas”.

RCR, 17 de septiembre .-  La presentación de la cuestión de confianza del Poder Ejecutivo ante el Congreso por la aprobación de las propuestas sobre las reformas constitucionales político y judiciales, no avizora una eventual disolución de la actual Representación Nacional, estimó el expresidente del Tribunal Constitucional (TC), Víctor García Toma.

“Constitucionalmente, eso no está habilitado. No se dan los presupuestos. Pero es una magnífica oportunidad para que el Congreso rectifique sus pasos y entienda que se requiere una acción más decidida y más comprometida, porque el espíritu de la reforma (política y judicial) no debe perderse”, subrayó.

En diálogo con Red de Comunicación Regional (RCR), García Toma precisó también que la cuestión de confianza planteada al Congreso por el Poder Ejecutivo “no tiene sustento ni amparo constitucional, más allá de los reparos que el presidente Martín Vizcarra y buena parte de la ciudadanía pudiesen hacerle a Fuerza Popular, en torno al tratamiento de las reformas judiciales y políticas”

“Y es que el poder constituyente reformador es una potestad que se encarna en el Parlamento que es un ente que actúa con autonomía e independencia dentro de un régimen de separación de poderes y bajo el principio de no estar sujeto a mandato imperativo”, especificó.

No obstante, el exministro de Justicia manifestó que la ciudadanía comparte con el jefe de Estado la preocupación, molestia e indignación de un Parlamento que no está a la altura de sus responsabilidades, “y que desde hace dos años y medio viene dilatando el proceso de reformas que es tan importante, tanto el ámbito judicial como en el político”.