En Vivo

Comisión Lava Jato indagará a empresas que supervisaron obras

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

El grupo investigará a las empresas que revisaron las obras de las constructoras brasileñas implicadas en el caso

Una nueva arista ha surgido en la investigación de la Comisión Lava Jato: la participación de las empresas que supervisaban las obras adjudicadas a las constructoras brasileñas implicadas en el caso.

Información del Ministerio de Transportes y de Ositrán, a la que accedió El Comercio, revela que el Estado contrató a 23 empresas para que supervisaran 28 obras adjudicadas a las constructoras. Entre las supervisoras figuran firmas brasileñas implicadas en Lava Jato. Por ejemplo, Engevix Engenharia S.A., que supervisó la rehabilitación del tramo 1 de la carretera Huánuco-Tingo María-Pucallpa, adjudicada a Andrade Gutierrez S.A. Por la supervisión cobraron más de S/10 millones.

1641911

El congresista Mauricio Mulder, de la Comisión Lava Jato, explicó que la investigación a las supervisoras está ligada a los sobrecostos de las obras. “En algunos casos, las supervisiones sirvieron para justificar las adendas y los incrementos”, afirmó.

Agregó que pedirán los informes de supervisión de las obras para que sean estudiados por peritos y se pueda determinar si decían la verdad cuando se admitieron las adendas y sobrecostos. Los cálculos realizados hasta ahora arrojan que, solo en las obras adjudicas a Odebrecht, se cobraron S/4.693 millones 710 mil por sobrecostos.

En el caso del tramo 2 de la Interoceánica Sur, por ejemplo, la contraloría señaló que tuvo un costo inicial de US$263 mlls., pero luego se aprobaron incrementos por US$366 mlls. Esta obra ha tenido cuatro supervisiones en distintos períodos por S/104’635.121. El grueso de dicho monto fue para el Consorcio Supervisor Vial Sur, integrado por Alpha Consult S.A., Serconsult S.A. y Lagesa.

Víctor Andrés García Belaunde, también de la Comisión Lava Jato, recordó que Alpha Consult fue investigada en el Congreso por la vía expresa del Callao. “Se demostró que ingenieros firmaban certificaciones sin revisarlas por orden de la supervisora”, indicó.

Fuente: El Comercio