En Vivo

Cifras revelan cómo Las Bambas reduce la pobreza, crea empleo y desarrollo en Apurímac

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Empresa ha invertido US$ 160 millones en beneficio de la población del área de influencia.

RCR, 1 de octubre de 2016.- El mega proyecto cuprífero de Las Bambas, uno de los más grandes del mundo, es uno de los principales motores económicos del Perú y se ha convertido en la actividad clave que explica el extraordinario crecimiento económico, reducción de la pobreza y generación de empleo en la región Apurímac, proyecto que avanza gracias a los esfuerzos de diálogo entre la empresa, las comunidades campesinas y el Estado.

Las Bambas es el proyecto minero más grande en la historia del Perú con una inversión de US$ 10 mil millones que incrementará en más de 1.5% el PBI del país y, desde el desarrollo de la inversión hasta la plena producción de cobre, el Valor Agregado Bruto (PBI regional de Apurímac) se incrementará en 400%, según proyecciones del Instituto Peruano de Economía (IPE).

Durante el último quinquenio la dinámica económica y social ha sido excepcional en Apurímac con un crecimiento anual de 8 a 9%. Según la Encuesta Nacional de Hogares del Instituto Nacional de Estadística e Informática 2015 (INEI) entre el 2012 y el 2015, la inversión pública y privada en la región creció 20% en promedio cada año y el empleo dependiente aumentó en 50%.

De esta manera, la nueva dinámica económica y social generada con Las Bambas ha contribuido a que la pobreza en la región se reduzca ostensiblemente de casi 60% a 39%; más de veinte puntos porcentuales.

Las Bambas se convertirá probablemente en uno de los cinco yacimientos mineros más grandes del mundo. En consecuencia, se prevé que Apurímac será la región que lidere el crecimiento económico del país. Es por ello, que Apurímac será una de las regiones con mayor presupuesto público per cápita de todo el país.

En una reciente entrevista periodística, Andrew Michelmore, CEO de la empresa MMG, destacó que la empresa ha invertido US$ 160 millones en beneficio de las comunidades campesinas del área de influencia de Las Bambas para proyectos en carreteras, energía eléctrica, agua, saneamiento, educación y hospitales, sin embargo, admitió que no se han ejecutado de forma rápida.

Adicionalmente, el diálogo y consenso alcanzado entre la población organizada, sus autoridades, la empresa minera y el Estado, en el seno de las respectivas mesas de trabajo para el desarrollo de Cotabambas, Challhuahuacho y Grau, han permitido llevar a cabo una programación de inversiones públicas de carácter social por casi 600 millones de soles para los próximos dos o tres años que mejorará ostensiblemente la calidad de vida de la población.

En operación

Las Bambas es un yacimiento minero ubicado en el distrito de Challhuahuacho en la provincia de Cotabambas. Bajo propiedad de un consorcio conformado por MMG Limited, Guoxin International Investment Co. Ltd. y CITIC Metal Co. Ltd. desde 2014, es una de las inversiones mineras más importante de la historia del Perú.

Culminó su construcción en el primer trimestre de 2016, para lo cual empleó a 7,354 empleados y contratistas, así como al 100% de la mano de obra no calificada a nivel local. En el primer trimestre de 2016 inició su etapa operativa de producción de concentrados de cobre con subproductos de oro, plata y molibdeno. La operación continuó incrementando gradualmente su producción para llegar al nivel de producción comercial plena en julio de 2016.

Gracias a sus reservas estimadas de 7,2 millones de toneladas de metal de cobre, una vez que el yacimiento alcance su nivel de producción plena, Las Bambas permitirá que el Perú se posicione como uno de los principales productores de cobre a nivel mundial.

Canon y regalías

En 2015, MMG Las Bambas pagó al Estado peruano más de US$ 77 millones por concepto de impuestos, lo que equivale a cuatro veces el monto registrado en el 2014. Estos pagos al Estado están destinados a la realización de obras y proyectos por parte de los gobiernos regionales y locales en beneficio de la población del área de influencia directa e indirecta del yacimiento (el distrito de Challhuahuacho y las provincias de Cotabambas y Grau).

Cabe indicar que, en septiembre pasado el Ministerio de Economía y Finanzas desembolsó (al Gobierno Regional, 84 gobiernos locales y dos universidades nacionales de Apurímac) más de 52 millones de soles por concepto de regalías mineras de Las Bambas.

2015: MMG invirtió US$ 53.6 millones en proyectos sociales

En septiembre, el consorcio minero MMG publicó el Informe de Sostenibilidad de Las Bambas correspondiente al 2015 con el propósito de compartir los principales resultados de su desempeño durante ese año.

El documento señala que durante el 2015 la empresa minera realizó una inversión social de US$ 53.6 millones en distintos proyectos y programas.

En efecto, MMG ha implementado un Plan de Desarrollo Social que tiene como finalidad mejorar la calidad de vida de las comunidades ubicadas en su área de influencia. Su aporte no sólo abarca las treinta y tres comunidades del distrito de Challhuahuacho, sino también, otras comunidades en la provincia de Cotabambas y un grupo de comunidades de la provincia de Grau.

En 2015, alineó su Plan de Desarrollo Social con los cuatro pilares de la Estrategia de Inversión Comunitaria de MMG: elementos esenciales para la vida (acceso a agua limpia y fuentes confiables de alimentación); educación; salud y bienestar y, generación de ingresos (mediante la capacitación y empleo local).

En ese contexto, Las Bambas en 2015 invirtió US$ 41,2 millones en el rubro de Elementos esenciales de vida; US$ 1,2 millones en Educación; US$ 1,6 millones en Salud y bienestar y, US$ 9.6 millones en generación de ingresos.

Fondo Social: US$ 13 millones para dieciocho comunidades

En paralelo, el Fondo Social Las Bambas (FOSBAM) ha creado el Fondo para las Comunidades Campesinas y Centros Poblados, cuyos recursos financieros ascienden a más de US 13,5 millones, en beneficio de dieciocho comunidades campesinas y dos centros poblados.

El FOSBAM es una asociación civil creada para la implementación de diversos proyectos de desarrollo en beneficio de la población de las provincias de Cotabambas y Grau. La inversión social se destina, principalmente, a los rubros de saneamiento básico, educación, salud y desarrollo agropecuario, dentro del marco de la sostenibilidad de los grupos de interés del área de influencia de Las Bambas.

Los proyectos se llevan a cabo a través de núcleos ejecutores comunales que reciben el apoyo y acompañamiento de los gobiernos locales y el soporte administrativo del FOSBAM.

Hasta fines de 2015, se han entregado más de 31 proyectos de saneamiento básico integral en beneficio de 19,500 pobladores, en un esfuerzo conjunto con las Juntas Administradoras de Servicios de Saneamiento (JASS), el área técnica municipal y la población.

Economía local: US$ 24 millones en compras

MMG Las Bambas actualmente cuenta con 1,542 proveedores, de los cuales 21% (es decir, 327 proveedores) son locales; esto se ha traducido en más de US$ 24 millones en compras de bienes y servicios a empresas de la zona.

La empresa informa que, durante 2015 los proveedores de la empresa contrataron 2.173 personas para puestos de trabajo de mano de obra local, tanto para la finalización de la construcción del proyecto, como para la puesta en marcha de la operación.

Obras de infraestructura a favor de la población

En el rubro de inversión en el desarrollo de infraestructura, en 2015 la empresa invirtió más de US$ 3 millones para la ejecución de diversas obras con el fin de mejorar las condiciones de vida de las comunidades.

Endeudamiento interno: 42 proyectos por US$ 42 millones.

La empresa apoyó, junto con representantes del Estado, diversos espacios o mecanismos para poder contribuir al crecimiento local. Uno de ellos es el mecanismo de endeudamiento interno. Este permite que los gobiernos regionales y locales obtengan fondos para la ejecución de proyectos de gran impacto para la zona, a cuenta de futuros ingresos.

A la fecha, el Estado ha otorgado dos paquetes de financiamiento mediante el mecanismo de endeudamiento interno. El primero ha servido para financiar catorce proyectos de infraestructura que ascienden a más de US$ 13 millones y beneficiarán a los distritos de Challhuahuacho, Mara y Tambobamba. Con el segundo paquete se ha invertido más de US$ 39 millones en veintiocho proyectos de infraestructura en los distritos de Challhuahuacho, Coyllurqui y Haquira.

Capacitación técnica

En virtud de los acuerdos firmados con las comunidades del área de influencia, la empresa brinda oportunidades de capacitación técnica y productiva a la población. Dichas capacitaciones comprenden distintas especialidades requeridas como la de operadores eléctricos y mecánicos de la planta concentradora, y buscar dar prioridad a aquellos comuneros que no se beneficiaron previamente con este tipo de actividades. Son veintidós jóvenes de diversos distritos de la provincia de Cotabambas los que recibieron capacitación especializada.

La empresa informa que puso en marcha el Programa de Desarrollo de Competencias Técnicas para Comunidades, que permitirá capacitar a ciento cincuenta jóvenes de Challhuahuacho en especialidades técnicas como soldadura, mantenimiento de equipo pesado e instalaciones eléctricas industriales.

Asimismo, capacita a sus trabajadores locales del área de operaciones de la mina. Al cierre de 2015, personal procedente de los programas de entrenamiento y empleo local ocupaba más de cuatrocientos puestos de trabajo en dicha área.

US$ 6 millones y 1,4 millones de árboles

Entre otros tópicos, el Informe de Sostenibilidad de Las Bambas – 2015, señala que ese año esta empresa mantuvo las iniciativas de viveros forestales en el distrito de Challhuahuacho. Dichos viveros albergan, principalmente, queñuas y pinos, especies nativas que requieren poca agua para su mantenimiento.

Hasta 2015, la minera ha plantado 1,4 millones de árboles en 649 hectáreas bajo el sistema de macizos forestales y 237 hectáreas bajo sistemas agroforestales. Existe, además, el compromiso de plantar un total de siete millones de árboles hasta el final de la vida operativa de la mina.

Los programas de forestación beneficiaron a más de once mil pobladores de las treinta y tres comunidades del distrito de Challhuahuacho entre 2010 y 2015. El monto de la inversión superó los US$ 6 millones.