En Vivo

CERRO VERDE FINANCIA CONSTRUCCIÓN DE REPRESAS Y PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUA EN AREQUIPA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 11 de octubre 2021.- Julia Torreblanca, vicepresidenta de asuntos corporativos Cerro Verde, destacó que la empresa ha colaborado en el financiamiento de la construcción de las represas Pillones, Bamputañe y San José de Uzuña, así como una planta de tratamiento que está beneficiando a 350 mil personas de los conos norte y este de la ciudad de Arequipa.

Explicó que las represas de Pillones y Bamputañe permiten almacenar más de 120 millones de metros cúbicos de agua del río Chili para todos los usuarios de Arequipa. “Además, la represa que cofinanciamos de San José de Uzuña, se ha convertido también en un atractivo turístico. La empresa de tratamiento de agua potable ha sido financiada íntegramente por Cerro Verde, y beneficia a más de 350 mil personas en las zonas norte y este de la ciudad”, precisó.

“También financiamos las tuberías, que llevan agua a los conos norte y este con 30 mil millones de dólares de inversión. Cerramos el circulo virtuoso del agua con la planta de tratamiento de aguas residuales La Enlozada, que permitió no solo descontaminar el río Chili, generar un ambiente mejor, sino que facilitó la última expansión de Cerro Verde entre el 2011 y el 2016, con una inversión de 5,300 millones de dólares”, agregó.

Destacó, además, que Cerro Verde, ha recibido la designación Marca Cobre, siendo la primera empresa en el Perú en obtener ese reconocimiento. “Esta marca certifica que tenemos una operación responsable y hemos sido reconocido por dos años consecutivos como una de las empresas más admiradas de Arequipa y esperamos seguir trabajando con nuestras autoridades”, dijo.

“Con el proyecto ‘El círculo virtuoso del agua’, en Cerro Verde desarrollamos una minería ambiental y socialmente responsable en Arequipa. Somos uno de los productores de cobre y molibdeno más importantes del Perú, hacemos minería a cielo abierto rodeados del Chachani, el Misti y el Pichu Pichu, de una manera responsable con el medio ambiente, con las comunidades y vecinos, con la salud de nuestros trabajadores y contratistas”, afirmó.

Inversión de 7,427 millones de dólares

Reveló que Cerro Verde cuenta con 4,688 trabajadores y es un importante aliado para el crecimiento económico del Perú. “Nuestro impacto en Arequipa se traduce en las inversiones que se han hecho entre el 2005 y el 2021, que suman alrededor de 7,427 millones de dólares”, destacó.

“Más del 90% de los insumos utilizado por Cerro Verde entre los años 2012 y 2016 provienen del mercado nacional, principalmente de la industria del comercio y el mantenimiento vehicular. Nuestra operación ha generado inversiones de gran impacto nacional. Solo en el año 2020 ha sido de 3,560 millones de dólares, que han representado 1.7% del Producto Bruto Interno nacional. Además, se tuvo un impacto de 2059 millones de dólares que se han gastado a nivel regional y que representan el 26% del PBI de Arequipa”, precisó.

Informó que Cerro Verde, en aportes fiscales en el 2020, ha pagado 149 millones de dólares en impuestos totales, que ha representado el 24% del total recaudado en Arequipa. “Nuestro aporte acumulado entre el 2005 y el 2020 suman 4,353 millones de dólares. El canon aportado el 2020 es de 50 millones de dólares y entre el 2005 y el 2020 se pagó 1,746 millones de dólares. Desde el 2014 se han pagado regalías por 192 millones de dólares”, subrayó.

Estas informaciones las brindó en el marco del Jueves Minero, organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), donde se presentaron los principales logros y avances de la gestión del Grupo Técnico Multiactor de Gestión de Recursos Hídricos en la Cadena de Valor de la Minería, alineado a la Visión de la Minería al 2030.

Dicho grupo técnico, que forma parte de la propuesta Rimay, busca fortalecer la institucionalidad en torno la gestión del agua en nuestro país, formular incentivos para la adopción de buenas prácticas en el sector público y privado, y finalmente fortalecer el rol del monitoreo y vigilancia ciudadana sobre los recursos hídricos.