Carretera Huánuco-Chavinillo-La Unión es un desastre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

Fuente: Diario Ahora de Huánuco

Ante el estado desastroso en el que se encuentra la carretera Huánuco-Chavinillo-La Unión, las provincias de Dos de Mayo, Huamalíes, Yarowilca y los distritos altoandinos de la provincia de Huánuco se encuentran muy molestos con el Consorcio La Unión, Provías Nacional, autoridades regionales e incluso con los tres congresistas de Huánuco, aseguró Líber Fabián Cabello, consejero regional de Yarowilca. Explicó que han reclamado, se dialogó de manera directa con la empresa ejecutora y los funcionarios de Provías Nacional en Huánuco, inclusive recurrieron a los congresistas de la República que prometieron prontas soluciones, pero la verdad es única y es que la carretera cada vez se encuentra en peor estado.

Liber Fabián recordó que ante el mal estado de la vía, pobladores de su provincia se apostan a lo largo de la carretera para tapar los baches y hacer posible que los vehículos puedan circular sorteando las dificultades, por lo que cobran pequeñas propinas de los transportistas. Esta situación no debería ocurrir si el Consorcio La Unión haría bien su trabajo por el cual ganó la licitación con un contrato de S/72 959 605.40 por el Servicio de Gestión y Conservación por Niveles de Servicio del Corredor Vial: Huánuco-La Unión-Huallanca-División Antamina y Puente Tingo-Llata-Antamina.

El consejero recordó que el 9 de febrero estaba previsto un conversatorio en el Ministerio de Transportes para tratar el caso del mantenimiento de la carretera y conocer definitivamente el asfaltado que se iba a convocar a licitación en el mes de noviembre, pero hasta la fecha no hay nada, incluso hace algún tiempo el congresista Bocangel estuvo en la zona caminando y ofreciendo soluciones. Ante la falta de soluciones, las provincias afectadas se organizan con sus líderes y autoridades para viajar a Lima, si con las primeras lluvias la vía se encuentra sí, la situación empeorará en marzo cuando las lluvias habitualmente caen con mayor intensidad.