CÁMARAS DE COMERCIO REGIONALES INSISTEN EN ACELERAR FASE 3 DE LA REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

RCR, 03 de julio de 2020.– Lorena Sandoval, presidenta de la Cámara de Comercio y la Producción de Cajamarca, subrayó que los presidentes de las cámaras regionales de todo el país insisten en la necesidad de implementar con mayor rapidez la fase 3 del reinicio de las actividades económicas sin descuidar la salud de los trabajadores. Precisó que en una reunión virtual realizada el pasado martes con participación de la Confiep destacaron también el aporte significativo del sector empresarial en la lucha contra la pandemia.

“Hemos conversado sobre la reactivación en cada región. Cajamarca no está entre las regiones donde se mantiene el confinamiento y ya hemos reiniciado nuestras actividades productivas. Necesitamos que se apoye el reinicio de todas las empresas formales. Nuestro análisis es que mientras más tiempo estén las empresas formales cerradas, va a haber un aumento de la informalidad. Lastimosamente la informalidad no puede ser monitoreada y no se puede prevenir ningún contagio desde la actividad informal”, dijo a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

“Hay un compromiso que hemos podido compartir en esta reunión con la Confiep, para aportar positivamente a la lucha frontal contra el COVID, por ejemplo, la presidenta de la Cámara de Comercio de Tacna informaba que se está iniciando la construcción de una planta de oxígeno para apoyar el buen funcionamiento del centro hospitalario principal”, agregó.

Remarcó que en Cajamarca “no ha habido la fiscalización adecuada para que la informalidad incremente los focos infecciosos”. “Ya no tiene sentido pedir más confinamiento en un papel, si en la práctica ese confinamiento ya no se puede llevar a cabo. En Cajamarca desde hace 20 días las calles están llenas de personas haciendo comercio informal”, añadió.

“Antes de pedir más confinamiento, los alcaldes tienen que poner orden y fiscalizar para que la gente cumpla. Si va a haber una orden de confinamiento, donde los formales estamos cumpliendo y los informales no cumplen, el nivel de contagio y exposición va a ser el mismo, el resultado sanitario va a ser muchísimo peor, porque no se le da la oportunidad al formal de abrir sus puertas con fiscalización para generar empleos formales que no obliguen a la gente a la informalidad donde no están haciendo ninguna práctica sanitaria”, dijo.

Precisó que el 2019, el 80% de la fuerza laboral trabajaba de una manera informal y ahora con todo el cierre de la actividad formal es probable que ese porcentaje haya aumentado en el estado de emergencia. “Eso nos juega en contra, porque la actividad informal no se puede supervisar y adicionalmente cuando logremos salir de la emergencia va a ser difícil reinsertar a estas personas en el sistema formal. Este es un problema de corto, mediano y largo plazo y es necesario ponerlo en agenda para poderlo solucionar”, recalcó.

Recalcó que “durante los 100 días de cuarentena el sector privado ha apoyado con recursos para ayudar a implementar un hospital o mejorar un proceso, pero también hemos aportado con el cierre de nuestros locales”. “Los empresarios conscientes hemos mantenido el trabajo formal y hemos pagado las planillas de nuestros trabajadores para que ellos puedan permanecer seguros en sus casas”, manifestó.

“En Cajamarca hay un listado de proyectos que el MEF ha aprobado desde el espacio público. La agricultura es sumamente importante, nuestra PEA depende de la actividad agrícola. El gobierno regional está trabajando en los protocolos sanitarios y en analizar la mejor manera de reactivar el agro. La minería también es una actividad importante que aporta a nuestra región y que por su misma estructura, que tiene procesos de fiscalización en salud ocupacional, se le ha hecho mucho más fácil implementar sus protocolos y sus planes. La agricultura y el pequeño comercio necesitan de fortalecimiento y asesoría que parta del Estado en la aplicación de sus planes COVID”, subrayó.